El ex jefe del espionaje alemán avisa de que China está al borde de la “dominación mundial”

Gerhard Schindler asegura que Pekín están extendiendo de forma “muy inteligente” su influencia en Europa, África y Asia

La canciller Angela MerkelMichael KappelerAP

China está al borde de la “dominación mundial” y Europa necesita despertar ante el peligro que representa el gigante asiático, así de contundente se expresó en una entrevista con The Times el ex jefe de los espías de Alemania Gerhard Schindler. “China está haciendo las cosas de manera muy inteligente, muy silenciosa, pero, en cualquier caso, con una estrategia asombrosamente consistente, y es preocupante que en Europa apenas notamos este comportamiento dominante”, añadió.

Schindler advirtió de que su tecnología ahora es tan avanzada que Alemania no puede saber si se está utilizando para propósitos siniestros. El ex jefe de Inteligencia pidió a Alemania que elimine a Huawei de su red móvil 5G para que el país sea ‘menos dependiente’ de Pekín, haciéndose eco de los temores del gobierno de EEUU de que Huawei pueda ser utilizado para espiar para el Partido Comunista de China.

En declaraciones a The Times, Schindler también argumentó que la decisión de Angela Merkel de abrir las puertas de Alemania a los refugiados en 2015 había dejado al país con una “gran reserva” de hombres musulmanes que podrían ser vulnerables a la “radicalización, el reclutamiento y la violencia”.

Schindler, que estuvo al frente del servicio de inteligencia de Alemania entre 2011 y 2016 y que fue destituido por el Gobierno tras los sucesivos escándalos sobre presuntas escuchas a objetivos aliados, dijo que Huawei podría crear las llamadas puertas traseras en sus sistemas 5G y que “no tendríamos idea de lo que están construyendo”. “Es como si un ingeniero especializado en máquinas de vapor evaluara un motor de combustión interna”, dijo. En sus palabras, es como si en un escenario de crisis amenazaran con apagar la red de comunicación, lo que “influiría en nuestras decisiones”.

Schindler sostiene que es inevitable cierto grado de dependencia económica de China, por ejemplo, en la industria automotriz insignia de Alemania, que vende más de 250.000 automóviles al año a compradores chinos. Sin embargo, Schindler afirma que “deberíamos esforzarnos por ser menos dependientes” en lugar de ver todo a través de la lente de las “relaciones comerciales”. Huawei siempre ha negado que participe en el espionaje, diciendo el mes pasado que no había “razones de peso” para limitar su acceso al mercado en Alemania.

Schindler también se refirió al comportamiento “agresivo” de China en el Mar de China Meridional como una señal de su creciente hegemonía política y económica, así como de su hegemonía económica sobre países africanos a través de la Nueva Ruta de la Seda, que también se extienden por Eurasia.

Además, el que fuera alto cargo del gobierno de Merkel, defiende que Alemania debería construir más lazos culturales y económicos con Moscú y trabajar con el presidente ruso, Vladímir Putin, en Libia y Siria. El exjefe de la Inteligencia alemana opina que, si bien hay que adoptar “una postura clara hacia Rusia”, eso no significa que tenga que cancelarse el gasoducto Nord Stream 2, que transportará gas ruso al país germano.