Joe Biden vota en Delaware

El ex vicepresidente y candidato demócrata emite su voto anticipado y pide alos estadounidenses que apuesten por un “camino infinitamente diferente”

El candidato demócrata dio un discurso sobre el coronavirus antes de votar en Wilmington, Delaware
El candidato demócrata dio un discurso sobre el coronavirus antes de votar en Wilmington, DelawareBRIAN SNYDERREUTERS

El candidato demócrata, Joe Biden, y su esposa Jill acaban de votar para las elecciones 2020. Joe y Jill se suman a los más de 74 millones de estadounidenses que han votado ya a seis días de la contienda electoral.

El ex vicepresidente votó en el Carvel State Office Building en la ciudad en la que reside Wilmington, en Delaware. El candidato demócrata pasó el día informando sobre la pandemia de COVID-19 y estaba programado para pronunciar un discurso en Delaware, un estado que se espera que gane fácilmente contra el presidente Donald Trump.

Después de votar, Biden pidió a los estadounidenses apostar por un “camino infinitamente diferente” para el país que deje atrás el mandato de Trump.

“Nos quedan seis días más para las elecciones, y los estadounidenses tienen en sus manos la posibilidad de situar a este país en un camino infinitamente diferente”, afirmó Biden en el discurso sobre el coronavirus, también desde Wilmington.

Trump, quien ha estado realizando más eventos de campaña en estados bisagra en pleno aumento de casos de coronavirus, votó por sí mismo el sábado en una biblioteca pública frente a uno de sus campos de golf en el estado de Florida, precisamente uno de los estados más contestados de este 2020.

El mandatario cambió su residencia oficial de Nueva York a Florida hace un año.

La cantidad de personas que han votado anticipadamente representa más del 53% de la participación total en las elecciones de 2016, según datos compilados por el Proyecto de Elecciones de Estados Unidos de la Universidad de Florida.

Delaware permite algunas votaciones anticipadas con cita previa. Biden tiene una cómoda ventaja en las encuestas nacionales, que también muestran un público cada vez más consternado por el manejo de Trump de la mayor crisis de salud pública en la memoria viva de Estados Unidos. Las encuestas en los estados de clave que podrían decidir las elecciones están muy reñidas.