Argentina vuelve a discutir la ley del aborto

Los diputados debaten el proyecto con el que el Gobierno de Fernández busca legalizar el aborto hasta la semana 14 de gestación

Personas se manifiestan a favor de la legalización del aborto, frente al Congreso de la Nación Argentina, en Buenos Aires
Personas se manifiestan a favor de la legalización del aborto, frente al Congreso de la Nación Argentina, en Buenos AiresJuan Ignacio RoncoroniEFE

Vuelven los pañuelos verdes al Congreso. El debate de una ley para la legalización del aborto en Argentina se inició este jueves en la Cámara de Diputados, y se prevé tan polarizado como en 2018, cuando se discutió por primera vez sin conseguir su aprobación definitiva.

Ahora la iniciativa sobre la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) la promueve el presidente de centroizquierda Alberto Fernández, con el argumento de “garantizar que todas las mujeres accedan al derecho a la salud integral”.

Hace dos años, cuando el entonces presidente liberal Mauricio Macri (2015-19) pidió debatir la legalización del aborto en este país de mayoría católica y cuna del papa Francisco, la cámara baja lo aprobó, pero el Senado lo rechazó.

El oficialismo cuenta con fuerzas propias y aliados en diputados para lograr luz verde en una sesión que se espera ardorosa y maratónica hasta hoy.

De nuevo la contienda decisiva se dará en la cámara alta, pese a que el Gobierno (alianza de peronistas de centroizquierda y de derecha) cuenta con amplia mayoría.

“A lo largo del camino fuimos recibiendo apoyos desde distintos lugares del mundo. Gente anónima y famosos que se sumaron a reclamar #QueSeaLey”, publicó en redes sociales la laureada escritora y dramaturga Claudia Piñeiro (‘Las viudas de los jueves’ y ‘Betibú’).

Piñeiro cosechó en su cuenta voces a favor de la IVE de artistas como Jane Fonda, Pedro Almodóvar, Penélope Cruz, Susan Sarandon y Gillian Anderson.

En contra de la ley, en el debate en comisión, se pronunció el obispo Gustavo Carrara, de la Arquidiócesis Metropolitana: “La salud no se puede alcanzar descartando otro ser humano”.

En el movimiento antiaborto, la Iglesia católica coincidió en manifestaciones públicas con la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas. “No es el tiempo de discutir el aborto, estamos en medio de una pandemia”, dijeron los evangélicos. El covid-19 lleva causados en Argentina 40.000 muertos y 1,5 millón de contagios.

Verdes contra celestes

Las marchas callejeras enfrentan desde hace dos años, aunque sin incidentes, a multitudes de activistas del pañuelo verde, a favor del aborto, con las del pañuelo celeste, en contra.

“¡Aborto legal ya, gratuito y en el hospital!”, es el llamamiento de las verdes, que se concentraban frente al Palacio de Congreso. Al atardecer acudirán las celestes bajo las consignas “¡Salvemos las dos vidas!” y “Marcha por el niño por nacer”.

En Argentina, el aborto solo se permite en caso de violación o peligro de vida para la mujer, legislación vigente desde 1921.

Analistas de salud calculan entre 370.000 y 520.000 los abortos clandestinos anuales, con 39.000 internaciones cada año, según estadísticas del gobierno.

“Desde el regreso de la democracia [1983] han muerto más de 3.000 mujeres por complicaciones en abortos clandestinos”, dijo Fernández al anunciar el envío de la norma.

Si aprueba el aborto legal Argentina se sumará a Cuba, Uruguay, Guyana y Ciudad de México, como lugares que lo permiten en América Latina.

¿Qué pasará en la votación?

El oficialismo ha desplegado gestos políticos tendientes a asegurarse el voto de indecisos o de contrarios a la norma. El principal fue enviar otro proyecto de ley, el ‘Plan de los 1.000 días’, destinado a apoyar económicamente a mujeres de sectores vulnerables que deseen llevar adelante un embarazo.

Se trata de “fortalecer la atención integral durante el embarazo y de los hijos en los primeros años de vida”, según Fernández.

Otras herramientas de consenso fueron lanzadas en las últimas horas, con cambios en la norma original, anunció el presidente de la comisión de Salud de Diputados, Pablo Yedlin.

“El plazo para interrupción (del embarazo) va a quedar en 14 semanas. Pero se evalúa incorporar la objeción de conciencia institucional (sanatorios)”, en lugar de solamente la objeción individual de los médicos, dijo Yedlin a radio Futurock.

En cualquier caso, habrá obligación de derivar a la paciente para su atención en otro centro de salud.

Otro recurso para sumar votos será disponer un “acompañante o referente afectivo” para las adolescentes de 13 a 16 años que opten por un aborto, dijo la diputada Carolina Gaillard.

Si el proyecto se aprueba, el bloque peronista del Senado intentará debatirlo y votarlo antes de fin de año.