La Policía de Nueva York abate a un hombre que abrió fuego frente a una iglesia en Harlem

El individuo de 52 años comenzó a gritar sobre las escaleras de la catedral que quería ser asesinado mientras realizaba varios disparos, según ‘The New York Times’

Thumbnail

La Policía de Nueva York ha abatido este domingo a un hombre que había iniciado un tiroteo durante un espectáculo navideño en las inmediaciones de la Catedral de San Juan el Divino, en el barrio de Harlem.

El hombre, de 52 años, según relatan algunos testigos citados por el diario ‘The New York Times’, comenzó a gritar sobre las escaleras de la catedral que quería ser asesinado mientras realizaba varios disparos, sin que nadie haya resultado herido.

El atacante fue gravemente herido por la Policía cuando lo neutralizó.
El atacante fue gravemente herido por la Policía cuando lo neutralizó.TwitterLa Razón

Esas mismas fuentes afirman que el atacante, quien portaba dos armas de fuego, realizó al menos una veintena de disparos, después de que finalizara un concierto navideño. Uno de los concejales demócratas de la ciudad, Mark D. Levine, ha contado que el sospechoso “parecía tener una enfermedad mental”.

Parte de los asistentes, entre los que se encontraba el obispo de Nueva York, el reverendo Andrew Dietsche, corrieron a refugiarse dentro de la iglesia antes de que apareciera la Policía, que finalmente abatió al sospechoso.

“Los feligreses de la Catedral de San Juan el Divino, la audiencia del concierto, el clero y el personal están a salvo”, ha comunicado una de las portavoces de la diócesis Episcopal de Nueva York, Isadora Wilkenfeld.

Se desconoce por el momento la identidad del sospechoso, quien vestía por completo de negro, llevaba gorra y mochila, así como una mascarilla con la bandera de la República Dominicana, según muestran algunas de las fotografías difundidas por la prensa estadounidense.

La presidenta del distrito de Manhattan, Gale Brewer, ha informado de que no cuentan todavía con mucha información sobre lo sucedido y ha pedido a la población que evite las aglomeraciones en torno al lugar de los hechos para que la Policía pueda continuar con sus investigaciones.