Por qué Guaidó quiere negociar ahora con Maduro

El presidente interino exige unas elecciones libres y justas para sacar al país de la crisis

Juan Guaidó
Juan GuaidóMANAURE QUINTEROREUTERS

Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, dio este martes un giro de 180 grados a su política al abrirse a negociar con el Gobierno de Nicolás Maduro, una negociación en la que se mostró dispuesto, incluso, a discutir las sanciones internacionales con algunas condiciones. El mensaje lo lanzó en un vídeo difundido en sus redes sociales, sin posibilidad, por tanto, de recibir preguntas, en el que apela a lograr un gran acuerdo que “debe surgir a través de un proceso de negociación entre las fuerzas legítimas democráticas, el régimen y las potencias internacionales”.

¿Por qué Guaidó pretende ahora negociar con Maduro?

Para el analista venezolano Antonio de la Cruz, la propuesta de diálogo “es la mejor jugada que puede hacer Guaidó ahora mismo teniendo en cuenta el colapso que vive el país por la caída del petróleo, la hiperinflación y los efectos de la pandemia. Es la mejor opción que tiene el interinato para seguir avanzando en una solución integral”, asegura.

El líder opositor venezolano propuso un levantamiento progresivo de las sanciones estadounidenses como incentivo para que Nicolás Maduro programe unas elecciones “libres y justas”. “Venezuela está atravesando la peor crisis de toda su historia. Debemos llegar a un acuerdo para salvar a Venezuela”, explicó en un vídeo difundido en Twitter el presidente interino. El mandatario quiere elecciones presidenciales, parlamentarias, regionales y municipales “libres y justas” con observadores internacionales, garantías democráticas y la entrada de ayuda humanitaria y vacunas contra la covid. El levantamiento progresivo de las sanciones dependería de que el gobierno de Maduro se adhiera a esas condiciones. Guaidó propone mecanismos para hacer cumplir cualquier acuerdo. El pacto de salvación nacional que plantea el líder antichavista debe contar con la tutela de la comunidad internacional e incluir a todos los actores, desde Maduro, la Asamblea Nacional, la Plataforma Unitaria, formada por cuarenta partidos políticos y organizaciones de la sociedad civil.

¿Ha habido acercamientos previos?

Sí, en Oslo y en Santo Domingo. Así que no es la primera vez que Juan Guaidó explora una vía de diálogo con el Gobierno de Maduro, una estrategia muy criticada por los sectores antichavistas más duros. Sin embargo, esos intentos de acercamiento no produjeron avances y aumentaron la frustración de muchos líderes opositores, que ven cómo el régimen usa el proceso de diálogo para ganar tiempo y ofrecer una imagen dialogante ante el mundo. En marzo de 2020, Guaidó propuso el establecimiento de un gobierno de unidad nacional ante la emergencia del coronavirus.

¿Qué requisitos exige Guaidó?

El bloque antichavista siempre ha propuesto una serie de requisitos para poder participar en unas elecciones libres y justas, que incluye la rehabilitación de los partidos políticos, la liberación de presos políticos, un nuevo consejo electoral independiente y no dirigido por el chavismo, el respeto a la libertad de prensa y la entrada de ayuda internacional, además de la activación de un proceso de justicia transicional y el regreso de los exiliados. Sólo si se cumplen algunas de estas exigencias, el sector opositor estaría dispuesto a cambiar su estrategia de abstención. “La salvación de Venezuela es el objetivo: elecciones libres y justas son el paso fundamental para lograrlo y el acuerdo de salvación nacional el mecanismo para alcanzarlo. Solo lo haremos posible unidos y movilizados”, ha dicho Guaidó.

¿Cómo ha reaccionado Maduro?

Maduro recogió el guante de Guaidó con estas palabras: “Si quiere sumarse a los diálogos que ya están en marcha, desarrollándose en todos los temas, es bienvenido”. El dirigente chavista no fue generoso con su rival: “Quedó fuera de todo, quedó aislado y derrotado”, y por eso quiere negociar, dijo el mandatario. El Gobierno ha nombrado recientemente un nuevo consejo electoral con dos miembros vinculados a la oposición. Para Guaidó esto no es un avance y se refiere a ella como una “supuesta concesión” que trata de dividir al bloque antichavista. Además, cree que su hoja de ruta no tendrá efectos en el régimen ya que “la dictadura buscará seguir creando negociaciones paralelas y parciales, para dar supuestas condiciones, dividir a la oposición y bajar la presión internacional como lo ha hecho en el pasado”.

¿Cómo ha reaccionado EEUU?

El embajador de Estados Unidos para Venezuela, James Story, ha respaldado esta propuesta: “Apoyamos los esfuerzos de Guaidó y la oposición venezolana para restaurar de forma pacífica la democracia en Venezuela”. A su juicio, las “condiciones mínimas” para celebrar comicios libres y transparentes deben pasar por la liberación “incondicional” de los presos políticos, mayor acceso a ayuda humanitaria, libertad de prensa, rehabilitación de partidos políticos y dirigentes para que los venezolanos puedan “elegir por sí mismos a sus líderes”.

¿Tiene Maduro más apoyo externo?

Las democracias occidentales, lideradas por Estados Unidos, reconocieron a Guaidó como el líder legítimo de Venezuela en enero de 2019. Donald Trump, entonces presidente de EEUU, imprimió una política agresiva contra Caracas, e incluso jugó con la posibilidad de una invasión. El republicano endureció las sanciones sobre el sector petrolero. Pero la presión no produjo avances para la oposición. Maduro, en cambio, permanece en el cargo con el respaldo de Cuba, Rusia, China y el ejército. Recientemente, el líder Leopoldo López lamentó que el chavismo tiene más apoyo internacional que la oposición.

¿Qué pide EEUU a Maduro?

El Gobierno de Maduro confía en que la nueva administración de EEUU, con Joe Biden a la cabeza, ofrezca una nueva perspectiva en la política de EEUU hacia Venezuela. Recientemente, la subsecretaria del Departamento de Estado para el Hemisferio Occidental, Julie Chung, habló de las cinco exigencias que Estados Unidos pone sobre la mesa para suavizar las sanciones: elecciones libres y justas, respeto a los derechos humanos y a la libertad de prensa , liberación de todos los presos políticos, cese de acoso a la oposición y a las ONG.

¿Ha tenido Maduro gestos hacia Biden?

En las últimas semanas, Maduro puso en libertad a los ex ejecutivos encarcelados de la empresa de refinación de petróleo Citgo con sede en Estados Unidos a arresto domiciliario, nombró un nuevo consejo electoral y permitió que el Programa Mundial de Alimentos distribuya ayuda a la población. Un alto funcionario de la Casa Blanca dijo a Reuters que Maduro estaba “enviando señales”, pero agregó que tales movimientos eran insuficientes sin un progreso tangible hacia las elecciones. Añadió que Biden no tiene prisa por aliviar las sanciones. De momento, Maduro no ha apuntado a un adelanto electoral para convocar presidenciales, que tocarían en 2024.