Estados Unidos debería cooperar con los talibanes con mucha cautela

El objetivo principal debe ser ayudar a los afganos, no buscar competir con China e Irán

FOTO: The Economist La Razón

¿Y ahora qué? El debate sobre quién es el culpable de la caótica evacuación que se produjo en el aeropuerto de Kabul en las últimas semanas, así como también de todos los errores que se produjeron antes, ha sido tan intenso que lo que debería hacer Occidente a continuación ha pasado de ser una cuestión secundaria a convertirse en una tarea urgente. Los últimos soldados estadounidenses salieron de Kabul el pasado 30 de agosto, poniendo fin al esfuerzo de 20 años para dar forma directamente a los acontecimientos que tuvieron lugar en Afganistán. Estados Unidos y sus aliados deben decidir ahora cuál es la mejor manera de influir en el país desde la distancia.

Para algunos, la respuesta es simple. Los talibanes son tan odiosos, violentos, represivos y poco confiables que Estados Unidos debería tener lo menos posible que ver con ellos. El envío de ayuda humanitaria o el inicio de relaciones diplomáticas formales solo fortalecería al nuevo régimen, así que es mejor dejarlo cocer. Otros plantean el caso contrario. No sirve de nada lamentar el resultado de la guerra, dicen: si Estados Unidos quiere retener alguna influencia en Afganistán, es mejor que comience a participar ahora, antes de que China, Irán y Rusia conviertan al país en su cliente.

Ambas afirmaciones están equivocadas. De hecho, los enemigos de Estados Unidos intentarán ganarse a los talibanes, pero eso no importa. Afganistán es un remanso, con poca importancia geopolítica o económica. Estados Unidos le debe a los afganos tratar de hacer que la situación que les ha legado sea menos terrible, pero por lo demás, su interés más inmediato es evitar que Afganistán se convierta nuevamente en un santuario para el terrorismo.

Sin embargo, será imposible lograr cualquiera de esos objetivos sin algún tipo de trato con los talibanes. Eso no es un cambio tan grande como parece: después de todo, los diplomáticos estadounidenses han estado negociando con los insurgentes durante varios años. Desafortunadamente, esas conversaciones fueron una farsa. Era demasiado obvio que Estados Unidos se estaba marchando para que los talibanes los tomaran en serio.

Ahora Estados Unidos y sus aliados tienen una influencia genuina, aunque limitada. El régimen talibán se encuentra en quiebra. La ayuda exterior, la mayor parte de la cual ha sido suspendida, representó las tres cuartas partes del presupuesto del gobierno y casi la mitad del PIB. Las reservas de divisas del gobierno se encuentran en cuentas congeladas en Occidente, y se necesita la bendición de Estados Unidos para acceder a préstamos del FMI. Es poco probable que China financie el nuevo régimen en algo parecido a la escala que Estados Unidos y sus aliados hicieron con el anterior. Irán o Rusia ciertamente no lo harán.

Compromiso, una transacción a la vez

Los talibanes, por supuesto, pueden preferir la miseria piadosa al crecimiento y el desarrollo. Pero en la medida en que se requiera ayuda occidental debería distribuirse en pequeñas dosis, ligadas a concesiones específicas. Los principales objetivos deberían ser permitir el acceso de las agencias de ayuda y mantener abiertas las escuelas, clínicas y fronteras (tanto para mujeres y niñas como para hombres). Cuanto más razonables sean los talibanes, más dinero debería entregar Occidente. Pero todo debería ser reversible, especialmente si hay algún indicio de que el nuevo régimen es cómplice del terrorismo.

Los talibanes parecen inseguros de cuán represivos y aislacionistas pueden ser. Son capaces de fingir ser moderados, pero algunos de sus líderes pueden pretender relaciones menos hostiles con Estados Unidos. Y el resto puede responder a la presión, especialmente ahora que Occidente tiene tan poco que perder dentro de Afganistán.