Asia

Corea del Norte lanza un misil desde un submarino hacia el mar de Japón

El proyectil fue lanzado en aguas al este de Sinpo y voló entre 430 y 450 kilómetros a una altura máxima de 60 kilómetros

Una mujer delante de una televisión con la noticia del lanzamiento de un misil de Corea del Norte
Una mujer delante de una televisión con la noticia del lanzamiento de un misil de Corea del Norte FOTO: JEON HEON-KYUN EFE

Corea del Norte lanzó el martes un misil balístico hacia el Mar del Este –su primera prueba en dos años- horas después de que Estados Unidos reafirmara su oferta de reanudar la diplomacia sobre el programa de armas nucleares del Norte para abrir así la posibilidad de debatir el fin de la Guerra de Corea. Según el Estado Mayor Conjunto (JCS), Corea del Norte disparó un misil balístico lanzado desde un submarino (SLBM) desde Sinpo, en la provincia de Hamgyong del Sur.

El astillero de Sinpo es un importante centro de la industria de defensa donde Corea del Norte centra su producción de submarinos. El país también ha utilizado esas instalaciones en los últimos años para desarrollar sistemas de armas balísticas diseñados para ser disparados desde los subacuáticos.

Una prueba de un misil balístico lanzado desde un batiscafo, que supondría la primera de Corea del Norte desde 2019, sería la demostración militar más importante del país desde que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, asumió el cargo y subrayaría el hecho de que presumiblemente sigue ampliando sus capacidades de armamento nuclear en medio de una pausa en la diplomacia.

El Consejo de Seguridad Nacional celebró una reunión de emergencia poco después del anuncio del JCS donde expresaron su “profundo pesar” por el incidente, lamentando los hechos “a pesar de las discusiones en curso entre Corea del Sur, Estados Unidos, China, Japón, Rusia y otros países vecinos sobre un proceso de paz en la península coreana”.

Washington se unió a las críticas y declaró que su ejército considera este acto como “desestabilizador, pero no como una amenaza inmediata para Estados Unidos o sus aliados”, aseguró el Mando Indo-Pacífico de Estados Unidos en un comunicado.

Las fuerzas armadas surcoreanas aseguraron que el aparato voló entre 430 y 450 kilómetros a una altitud de 60 kilómetros. Suponen que el lanzamiento se produjo desde una plataforma flotante o una barcaza sumergible, y no han descartado la posibilidad de que se utilizara un submarino real.

No obstante, el ministro de Defensa japonés, Nobuo Kishi, aseguró que los análisis iniciales de su país sugieren que el Norte disparó no uno, sino dos misiles balísticos. Kim Dong-yup, profesor de la Universidad de Estudios Norcoreanos, barajó dos posibles escenarios. “Primero, la posibilidad de que Corea del Norte haya lanzado su SLBM Pukguksong-3 desde un submarino real.

El Norte lo probó en octubre de 2019 lanzándolo desde una barcaza de prueba sumergible”, aseguró Kim. “El segundo escenario y más probable, es el lanzamiento de prueba de un Pukguksong-4 o -5 desde una barcaza de prueba. Los dos misiles fueron revelados en el reciente desfile militar de Corea del Norte. En cualquier caso, el Norte parece estar subrayando sus logros militares para cubrir sus dificultades económicas derivadas de la pandemia del COVID-19 y las sanciones”, subrayó.

Entretanto, enviados diplomáticos de Estados Unidos, Japón y Corea del Sur se encuentran en Washington para discutir una estrategia conjunta hacia Pyongyang y convencer al régimen comunista de que vuelva a la mesa de negociaciones. En las últimas semanas, el gobierno del presidente Joe Biden ha mostrado una reacción positiva a la propuesta del presidente Moon Jae-in de lograr una declaración que ponga fin formalmente a la guerra de Corea, para con ello atraer al Norte a las conversaciones de desnuclearización.

Corea del Sur condujo en septiembre su primera prueba de misiles balísticos lanzados desde un submarino, tras lo cual se autodenominó el séptimo país del mundo con S.L.B.M. -después de Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña, Francia e India-, negándose a aceptar al Norte como una potencia de S.L.B.M. de pleno derecho.

En realidad Seúl y Pyongyang se encuentran técnicamente en guerra porque no firmaron un tratado de paz tras su enfrentamiento de 1950-1953. Las dos Coreas se han visto inmersas en una carrera armamentística a medida que el Norte ha ido ampliando sus capacidades nucleares y de misiles y el Sur contraatacando desplegando sus propios aviones de guerra y misiles más potentes.

El reino ermitaño realizó su última prueba de misiles el 30 de septiembre, lanzando un misil antiaéreo de desarrollo reciente. Analistas del exterior vigilan de cerca los disparos de armas norcoreanas porque algunos de los misiles del país son capaces de transportar ojivas nucleares.

Las armas del Norte se han convertido en una creciente preocupación de seguridad en la región, especialmente después de que el país haya llevado a cabo ocho pruebas de misiles este año, incluyendo misiles lanzados desde trenes y lo que reivindicó como un misil hipersónico.

Sin ir más lejos, la semana pasada exhibió su creciente arsenal de cohetes en una de las mayores muestras de material militar de su historia.