Europa

Eitan Biran, el niño superviviente de la tragedia del teleférico, regresará a Italia

El juez de la Corte Suprema de Israel califica el traslado del pequeño a su país de origen como “un secuestro”, e impone “la restitución inmediata” a sus tutores

Eitan Biran nació en Israel pero vivía en Italia desde que sus padres, los israelíes Amit Biran, de 30 años, y Tal Peleg, de 27, se trasladaron
Eitan Biran nació en Israel pero vivía en Italia desde que sus padres, los israelíes Amit Biran, de 30 años, y Tal Peleg, de 27, se trasladaron FOTO: ALBERICO/FOTOGRAMMA / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO ALBERICO/FOTOGRAMMA / ZUMA PRESS

Eitan Biran, el niño de origen israelí que sobrevivió a la tragedia del teleférico en el norte de Italia, regresará al país transalpino. Así lo ha decidido el Tribunal Supremo de Israel, que ha rechazado el recurso de la familia materna, después de que el abuelo se llevara al pequeño de seis años a Tel-Aviv en septiembre sin el permiso de la tía paterna, tutora legal del menor, con quien vivía en Italia desde la muerte de sus padres en el accidente.

El juez de la Corte Suprema israelí, Alex Stein, ha subrayado que, en base a la Convención de La Haya, el traslado del pequeño a su país de origen por parte de su abuelo materno, Shmuel Peleg, fue “un secuestro”, y, por lo tanto, impone “la restitución inmediata” a sus tutores. La sentencia deberá ser ejecutada antes del 12 de diciembre, aunque medios italianos desvelaron que el vuelo había sido programado para este viernes.

Se trata de una decisión “moralmente, legalmente y humanamente correcta”, han asegurado los abogados de Aya Biran, la tía del pequeño, mientras que el abuelo ha declarado que continuará peleando con todos los medios legales a su disposición para conseguir adoptar a su nieto y que éste viva con su familia materna en Israel.

La sentencia de la Corte israelí desmonta la defensa de Shmuel Peleg, que aseguraba que la casa de Eitan estaba en Israel y no en el país transalpino, y que el retorno del menor a Italia corría el riesgo de provocarle “daños mentales y físicos significativos”. La Justicia israelí, en cambio, sostiene que “el lugar de vida habitual del menor es Italia, donde ha pasado casi toda su vida”.

Eitan Biran nació en Israel pero vivía en Italia desde que sus padres, los israelíes Amit Biran, de 30 años, y Tal Peleg, de 27, se trasladaron al país transalpino cuando el pequeño tenía dos meses. En Italia tuvieron a su segundo hijo, Tom, que también perdió la vida en el accidente. El Tribunal de menores de Turín concedió la tutela legal a la hermana de Amit, Aya Biran, que reside junto a su familia en Pavía, cerca de Milán, y permitió que la familia materna, que vive en Israel, pudiera visitar al menor.

En septiembre, aprovechando una de esas visitas, el abuelo materno, un exmilitar israelí de 63 años, trasladó a su nieto hasta su país de origen en un avión privado, abriendo una batalla legal por la custodia del pequeño. “Queremos que viva en Israel y frecuente una escuela judía, en lugar de una escuela católica. Deseamos adoptarlo”, defendió desde Tel-Aviv la tía materna, Gali Peleg.

La Fiscalía de Pavía emitió dos órdenes de detención internacional contra el abuelo del menor y un presunto cómplice, Gabriel Alon Abutbul, que fue recientemente arrestado en Chipre y más tarde puesto en libertad después de pagar una fianza. Las autoridades italianas han solicitado la extradición de ambos.

A la batalla legal por la custodia de Eitan se une la investigación aún en curso sobre las causas del accidente en el que murieron 14 personas. A finales de mayo, un tribunal italiano dejó en libertad provisional por falta de pruebas a dos de los tres acusados iniciales del desplome. Los tres estaban considerados responsables de desactivar a propósito el freno de emergencia del aparato para evitar cerrar la instalación durante los trabajos de mantenimiento y reparación. El responsable del servicio, que ha admitido la culpa, se encuentra bajo arresto domiciliario.