Salud

El peligroso paralelismo entre la viruela del mono y el Sida que puede pasar desapercibido

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, las personas pueden contagiarse de la viruela del mono a través del contacto directo con fluidos corporales

Imagen de las lesiones en la piel provocadas por la viruela del mono, durante un estudio llevado a cabo en la República Democrática del Congo entre los años 1996 y 1997.
Imagen de las lesiones en la piel provocadas por la viruela del mono, durante un estudio llevado a cabo en la República Democrática del Congo entre los años 1996 y 1997. FOTO: Brian W.J. Mahy/Center for Disease Control and Prevention Center for Disease Control and Prevention/EFE

Los expertos han establecido paralelismos entre la viruela del mono y los informes iniciales sobre la epidemia de Vih/Sida en la década de 1980.

La agencia de las Naciones Unidas contra el Sida (ONUSIDA) dijo que “una proporción significativa” de los casos recientes de viruela del mono se han identificado entre hombres homosexuales o bisexuales. No obstante, la agencia agregó que la OMS ha dicho que la evidencia disponible sugiere que quieres corren mayor riesgo son las personas que han tenido contacto físico cercano con alguien con viruela del mono, y que el riesgo no se limita a los hombres que tienen sexo con hombres.

Según recoge AP, la principal teoría para explicar la reciente propagación son las fiestas clandestinas celebradas en España o Bélgica, tal y como confirmó David Heymann, uno de los principales asesores de la OMS.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, las personas pueden contagiarse de la viruela del mono a través del contacto directo con fluidos corporales.

Las repercusiones de etiquetas el VIH como una enfermedad homosexual llevaron a “un sufrimiento incalculable en las comunidades homosexuales en la década de 1980, a quienes se culpó de la epidemia”. Escribieron que los casos no se informaron en los primeros días de la epidemia, ya que quienes contrajeron el virus “pasaron a la clandestinidad”.

“Esto resultó en muchas oportunidades perdidas para aprender rápidamente sobre la infección, comprender su transmisión y, lo que es más importante, proporcionar intervenciones de salud pública específicas para frenar su propagación. En cambio, los individuos del grupo más afectado en ese momento fueron culpados por su propio sufrimiento y condenados al ostracismo como proveedores de enfermedades”.

Este paralelismo alimentará el estigma y pondrá en peligro la respuesta al brote. En Fox News, el experto Jesse Waters llamó a la viruela del mono una “enfermedad de transmisión sexual que se transmite a través del sexo homosexual”, aunque enfatizó que “no es una enfermedad gay” y que cualquiera puede contraerla.

La OMS dice que los casos reportados hasta ahora no tienen vínculos establecidos, y aunque es endémica en varios países africanos, la organización explicó que recibió varios casos sospechosos en más de diez países miembros.