El portaaviones USS Reagan llega al Mar de China Meridional en plena escalada por Taiwán

Washington teme que China pueda desplegar más barcos en la zona si Nancy Pelosi visita Taiwán en el mes de agosto

El portaaviones estadounidense USS Ronald Reagan y su grupo de ataque regresaron al mar de China Meridional después de una escala en el puerto de Singapur, desplegándose en la región en disputa a medida que aumentan las tensiones con China por una posible visita a Taiwán del líder del Congreso, Nancy Pelosi.

Los funcionarios de la Séptima Flota de la Marina de los EEUU confirmaron el despliegue del USS Ronald Reagan en la ruta comercial vital, pero no comentaron las preguntas sobre las tensiones sobre el viaje de Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes de los EE. UU.

“El USS Ronald Reagan y su grupo de ataque están en marcha, operando en el Mar de China Meridional después de una exitosa visita al puerto de Singapur”, dijo el comandante Hayley Sims en un comunicado a Reuters. Sims agregó que el Reagan “continúa con las operaciones programadas normales como parte de su patrulla de rutina en apoyo de un Indo-Pacífico libre y abierto”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Pekín respondió diciendo que Estados Unidos está una vez más “mostrando su músculo” en el Mar de China Meridional con la navegación del Reagan. “Queda claro con esto quién es la mayor amenaza para el Mar Meridional de China y la paz y la estabilidad de la región asiática”, dijo el jueves el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian.

La noticia del despliegue del portaaviones con sede en Japón se produce cuando Pekín y Washington mantiene un rifirrafe diplomático por la visita de Pelosi, que supuestamente se realizará el próximo mes después de haber sido pospuesta a principios de año. Pelosi no ha confirmado sin embargo el viaje.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, dijo el miércoles que habló con Pelosi y le hizo una evaluación de seguridad, pero que cualquier comentario sobre un viaje que podría hacer a Taiwán tendría que provenir de su oficina.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y el presidente chino, Xi Jinping, hablarán de Taiwán y la posible visita de Pelosi durante una llamada telefónica este jueves, que será la quinta entre ambos mandatarios.

China lanzó severas advertencias a los funcionarios estadounidenses sobre la posible visita de Pelosi a Taiwán. Pekín considera a la isla como parte de su territorio y nunca ha renunciado a usar la fuerza para tenerla bajo su control.

El grupo de ataque Reagan había estado operando en el Mar de China Meridional a principios de mes antes de dirigirse a una parada de descanso de cinco días en Singapur el fin de semana. El experto en seguridad con sede en Singapur, Ian Storey, dijo que espera que los barcos chinos siguieran al grupo de ataque de Estados Unidos, según las acciones recientes y las últimas tensiones. “La mayoría de las veces esas interacciones son seguras y profesionales, pero siempre existe el riesgo de que se acerquen demasiado y provoquen una confrontación”, dijo Storey, del Instituto ISEAS-Yusof Ishak.

Funcionarios estadounidenses acusaron el martes a China de aumentar las “provocaciones” contra reclamantes rivales en el Mar de China Meridional y dijeron que su “comportamiento agresivo e irresponsable” significaba que era solo cuestión de tiempo antes de que ocurriera un incidente o accidente importante.

Así defenderá EEUU a Pelosi si viaja a Taiwán

Funcionarios de EEUU contaron a la agencia The Associated Press que si Pelosi va a Taiwán, los militares estadounidenses aumentarían su movimiento de fuerzas y activos en la región del Indo-Pacífico. Aunque se negaron a proporcionar detalles, afirmaron que los aviones de combate, los barcos, los activos de vigilancia y otros sistemas militares probablemente se utilizarían para proporcionar anillos de protección superpuestos para el vuelo de Pelosi a Taiwán y su estancia en tierra.

Cualquier viaje al extranjero de un alto líder estadounidense requiere seguridad adicional. Pero los funcionarios dijeron esta semana que una visita a Taiwán de Pelosi, que sería la funcionaria electa estadounidense de más alto rango en visitar Taiwán desde 1997, iría más allá de las precauciones de seguridad habituales para viajes a destinos menos riesgosos.

El general estadounidense Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, indicó este miércoles que “si se toma la decisión de que la presidenta Pelosi o cualquier otra persona va a viajar y solicitan apoyo militar, haremos lo que sea necesario para garantizar una conducción segura de su visita”.