Internacional

La detención de un espía ruso en la frontera que planeaba un atentado en Ucrania

Moscú ha negado que esté organizando un ataque y ha acusado a Kiev y a la OTAN de fomentar las tensiones

A man who, according to the State Security Service of Ukraine, is a Russian military intelligence agent and was planning attacks on the country's largest Black Sea port of Odessa, is detained in an unknown location in Ukraine, in this image released January 10, 2022. Press service of State Security Service of Ukraine/Handout via REUTERS ATTENTION EDITORS - THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY. PICTURE WATERMARKED AT SOURCE. FACE BLURRED AT SOURCE.
A man who, according to the State Security Service of Ukraine, is a Russian military intelligence agent and was planning attacks on the country's largest Black Sea port of Odessa, is detained in an unknown location in Ukraine, in this image released January 10, 2022. Press service of State Security Service of Ukraine/Handout via REUTERS ATTENTION EDITORS - THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY. PICTURE WATERMARKED AT SOURCE. FACE BLURRED AT SOURCE. FOTO: STATE SECURITY SERVICE OF UKRAIN via REUTERS

En los últimos meses, las tensiones entre Kiev y Moscú se han incrementado hasta tal punto que tanto Washington y las capitales occidentales, además del gobierno ucraniano, han expresado su preocupación por el aumento de las tropas rusas cerca de Ucrania y la posibilidad de una invasión

El servicio de seguridad ucraniano SBU declaró el lunes que había detenido a un agente de la inteligencia militar rusa que planeaba atentados en el mayor puerto del Mar Negro del país, Odessa. “Su tarea principal era agitar la situación política en la región de Odessa mediante sabotajes y actos terroristas”, dijo el SBU. El agente fue detenido cuando intentaba reclutar a alguien para llevar a cabo atentados, añadió.

Los funcionarios de los ministerios de Asuntos Exteriores y de Defensa de Rusia no respondieron inmediatamente a una solicitud de comentarios sobre la declaración ucraniana, que no entraba en detalles. Funcionarios estadounidenses y rusos iniciaron el lunes conversaciones en Ginebra para tratar de desescalar la crisis.

Los ministros de Exteriores de la OTAN se reunieron a mediados de la semana pasada de manera extraordinaria por videoconferencia para analizar la amenaza rusa en la frontera con Ucrania y hacer un nuevo llamamiento al diálogo, pero también dejar claro que la Alianza no se quedará de brazos cruzados si Moscú acaba invadiendo Ucrania. Por su parte, Rusia ha negado que esté planeando un ataque y ha acusado a Ucrania y a la OTAN de fomentar las tensiones, exigiendo que la alianza liderada por Estados Unidos garantice que no concederá a Kiev la adhesión.

Rusia declaró el mes pasado que alguien había lanzado un cóctel Molotov contra el consulado ruso en la ciudad ucraniana de Lviv y que había protestado formalmente por el ataque, que calificó de “acto de terrorismo”.

Los lazos de Ucrania con Rusia se rompieron en 2014 después de la anexión de Crimea por parte de Rusia y de que las fuerzas respaldadas por Moscú se apoderaran de un territorio en el este de Ucrania que Kiev quiere recuperar. Kiev afirma que unas 15.000 personas han muerto en los combates desde entonces.