Internacional

Kyiv en lugar de Kiev: LA RAZÓN se solidariza con Ucrania y promueve esta denominación para referirse a la capital

Se trata de un movimiento que pretende concienciar sobre el cese del uso en ruso de los topónimos de las ciudades ucranianas

Campaña para distinguir la capital ucraniana de su pasado soviético y evitar la más mínima influencia rusa sobre el país.
Campaña para distinguir la capital ucraniana de su pasado soviético y evitar la más mínima influencia rusa sobre el país.

Históricamente el nombre de la capital ucraniana nos ha llegado a través del ruso, y es por ello que siempre hemos dicho Kiev. Sin embargo, las cuestiones políticas pasan por encima de las lingüísticas, y desde hoy LA RAZÓN se posiciona como el primer periódico español en llamarla Kyiv para concienciar sobre el cese del uso en ruso de los topónimos de las ciudades ucranianas.

Se trata de un movimiento que ha cobrado fuerza tras la invasión rusa de Ucrania. Sin embargo, este debate no es nuevo, pues la campaña “KyivNotKiev” fue lanzada por el Ministerio de Asuntos Exteriores ucraniano en 2018 para distinguir la capital de su pasado soviético y evitar la más mínima influencia rusa sobre Ucrania.

Este proceso de “ucranización” se intensificó especialmente tras la invasión de Crimea y la guerra del Dombás. Y es que desde hace tiempo que los ucranianos tratan de deshacerse de los topónimos en ruso, una herencia de su pertenencia a la Unión Soviética. A pesar de ello, los diccionarios de la mayoría siguen recogiendo “Kiev”.

No obstante, varios medios extranjeros importantes como ‘The New York Times’, ‘The Washington Post’, ‘CNN’ o ‘BBC’ ya han adoptado la ortografía ucraniana, al igual que diversos gobiernos y aeropuertos. Desde 1995, Ucrania reconoce como oficial el nombre de Kyiv como parte del plan del Gobierno de expandir la cultura ucraniana dentro del país.

Asimismo, el Ejecutivo ucraniano ha promovido también el uso de la ortografía ucraniana para sus otras ciudades, entre ellas Jarkov (que debería ser Jarkiv), Odessa (Odesa), Chernigov (Chernigiv) y Lvov (Lviv) como forma de rechazo hacia el imperialismo cultural ruso.

La capital de Ucrania está siendo la gran protagonista de la información internacional estos días. El cerco al que le está sometiendo Rusia, que pretende controlar la ciudad, tiene a medio mundo en vilo por un conflicto que no solo está afectando a los dos países.