Internacional

El ruso Sarmat frente al Minuteman III estadounidense: cuál de los dos misiles intercontinentales es más letal

Este tipo de proyectiles están provistos con ojivas nucleares y pueden alcanzar prácticamente cualquier parte del planeta

Un misil balístico ruso Sarmat
Un misil balístico ruso Sarmat FOTO: RUSSIAN DEFENCE MINISTRY PRESS S EFE

Estados Unidos y Rusia son los países con más armas de destrucción masiva. Ambos poseen un amplísimo arsenal de armas nucleares, buques de guerra, aviones de combate y cantidades ingentes de misiles de largo alcance. La joya de la corona tanto en Moscú como en Washington son los misiles balísticos intercontinentales, y entre todos ellos hay dos que destacan por diversos motivos. Uno es el LGM-30G Minuteman III, de Estados Unidos, y el otro es el RS-28 Sarmat por la parte rusa, también conocido como Satán II, que fue probado “de forma exitosa” hace tan solo unos días en el contexto de la guerra de Ucrania.

Los misiles balísticos intercontinentales (ICBM, por sus siglas en inglés Inter-Continental Ballistic Missile) son los proyectiles que más distancia pueden recorrer, por encima de los 5.500 kilómetros. Están diseñados para transportar cargas explosivas, que pueden ser nucleares. Son propulsados en un inicio pero su trayectoria y su recorrido están sujetos a la gravedad y la resistencia del aire, es decir, a las leyes de la balística.

Es un tipo de misil diseñado no para entrar en órbita, sino también para transportar una carga a gran velocidad a distancias remotas. Su tecnología es muy parecida a los cohetes que lanzan al espacio, ya que se mantienen buena parte de su trayectoria fuera de la atmósfera.

El pasado mes de agosto, Estados Unidos probó su LGM-30G Minuteman III, con el objetivo de “validar y verificar la seguridad, la protección, la eficacia y la preparación del sistema de armas”. Una misión lanzada desde California. ¿Es más efectivo este proyectil que el rusos Sarmat? Rusia dice que no, que el Sarmat es el más poderoso.

El LGM-30G Minuteman III es el único misil balístico intercontinental terrestre en servicio en EEUU. Es un proyectil de bajo mantenimiento y alta potencia. Según la Fuerza Aérea norteamericana, la “L” de su nombre hace referencia a la designación del Departamento de Defensa para lanzamiento desde silo; la “G”, al ataque de superficie, y la “M” al ser un misil guiado.

Lanzamiento de un misil de EEUU Minuteman III
Lanzamiento de un misil de EEUU Minuteman III FOTO: J.T. Armstrong AP

Fue el primer misil estadounidense equipado con MIRV, una conjunto de armas nucleares introducidas en un único misil balístico intercontinental. El desarrollo de la primera versión comenzó a mediados de la década de 1950, y entró en servicio en 1962, como un arma de disuasión “que podría golpear las ciudades de la Unión Soviética”. A través de mejoras de última generación, el sistema Minuteman ha evolucionado para enfrentar nuevos desafíos y asumir diferentes misiones. Asimismo, los programas de modernización han dado como resultado nuevas versiones del misil, opciones de orientación ampliadas, precisión mejorada y capacidad de supervivencia, durante 60 años de desarrollo.

Actualmente, Estados Unidos posee unas 450 unidades. Algunas de sus características son: 36.000 kg de peso, 1,67 metros de diámetro, más de 5.000 millas náuticas de alcance, una velocidad de aproximadamente 15.000 mph (Mach 23 o 28.152 khp). Es capaz de portar tres ojivas nucleares de combate y cargar 335 kilotones. Además, se le dotó de bombas de fragmentación para evadir las defensas antiaéreas enemigas.

El Sarmat ruso

Por su parte, el RS-28 Sarmat, que reemplazará al misil estratégico RS-20V Voevoda o SS-18 Satán, es un misil pesado de quinta generación destinado a superar cualquier sistema de defensa antimisiles. Se puede desplazar hacia su objetivo a velocidades hipersónicas cambiando de trayectoria y de rumbo. Para los medios estatales de Rusia, es el “misil más potente y con mayor alcance de destrucción de objetivos del mundo, y aumentará significativamente el poder de combate de las fuerzas estratégicas rusas”.

“El nuevo complejo tiene las más altas características tácticas y técnicas y es capaz de superar todos los medios modernos de defensa antimisiles. No tiene análogos en el mundo y no los tendrá en mucho tiempo. Garantizará la seguridad de Rusia frente a las amenazas externas y hará pensar dos veces a quienes amenazan a nuestro país con una retórica desenfrenada y agresiva”, declaró Putin tras el anuncio televisivo de la prueba balística.

El artefacto tiene un alcance de 18.000 kilómetros. Su diámetro es de tres metros y su longitud, de 35,3 metros. Su peso de lanzamiento alcanza los 208.100 kilogramos y puede transportar una carga útil de hasta 10.000 kilos. Su velocidad es de 27.000 kilómetros por hora y su poder de destrucción es tal que podría eliminar del mapa países como España o Francia.

El Sarmat se arma con una sola ojiva de 40 megatones, que tiene dos mil veces la potencia de la bomba de Hiroshima. Pueda cargar diez hasta ojivas grandes o 16 más pequeñas, incluso una combinación de ojivas. Según “Missile Threat”, Rusia comenzó su desarrollo a principios de la década de los 2000 y completó su primer prototipo a finales de 2015. Sus capacidades superan a la de la mayoría de misiles balísticos conocidos.