Internacional

“La invasión de Ucrania es solo un ensayo para una nueva guerra mundial”

El profesor Alexei Fenenko cree que Rusia alarga el conflicto para comparar sus armas con las de la OTAN

Tropas rusas
Tropas rusas AP

La guerra en Ucrania lleva a su día 88 desde que las tropas rusas decidieran invadir el país, por orden del presidente Vladimir Putin. Desde entonces, una gran cantidad de infraestructuras han sido destruidas, miles de civiles han muerto y Occidente se ha volcado en favor de la nación ucraniana, tanto con ayuda militar como con sanciones hacia Rusia.

Desde entonces, la comunidad internacional teme que el conflicto se extienda más allá de las fronteras de este territorio y se convierta en una guerra a gran escala, así como una hipotética Tercera Guerra Mundial. En gran medida, porque la propaganda rusa y el Kremlin alimenta esa posibilidad con amenazas hacia Europa y Estados Unidos y con advertencias sobre el uso de armas nucleares.

Además, la posible entrada en la OTAN de Suecia y Finlandia no ha sentado bien a Moscú, lo que ha provocado el recelo del Kremlin. Una de las últimas intimidaciones fue la posibilidad de una “reacción militar proporcional” en sus respectivos territorios si se produce la adhesión de ambos países.

“Para nosotros, la guerra en Ucrania es un ensayo. Un ensayo para un posible conflicto mayor en el futuro. Probaremos y compararemos las armas de la OTAN con las nuestras, descubriremos en el campo de batalla cómo de fuertes son nuestras armas”, explica el profesor Alexei Fenenko, un destacado investigador del Instituto de Estudios de Seguridad Internacional, al canal estatal Rusia-1.

“Esta puede ser una experiencia de aprendizaje para futuros conflictos”, añadió el experto, en declaraciones recogidas por el medio británico Mirror.

El profesor reconoció que el poder militar económico y convencional de la Unión Europea y la Alianza Atlántica es “varias veces mayor que el de Rusia”, y afirma que una escalada de la agresión rusa contra esos países “sería completamente ilógico”. “Es un ensayo para una guerra con la OTAN, pero va muy mal para Rusia”.

Mientras los combates armados arrecian en el este de Ucrania, una guerra en la sombra se libra en las redes electrónicas contra los países bálticos, los mayores suministradores de armas a Ucrania si se tienen en cuenta sus presupuestos de defensa y su PIB.

El aumento de los ciberataques comenzó ya antes de que Rusia invadiera Ucrania el 24 de febrero. “Ya desde mediados de enero se sintió un aumento de actividad en el ciberespacio letón, lo que se incrementó notablemente con la guerra”, dice a Efe Liga Besere, portavoz del equipo letón de respuesta a emergencias informáticas cert.lv.