España

Francotiradores en los tejados de la Base Aérea de Torrejón para proteger la llegada de los líderes mundiales

Cazas del Ejército del Aire, artillería antiaérea y helicópteros NH-90 blindaron el espacio aéreo español junto a aviones de la Alianza para garantizar la seguridad de los dirigentes que aterrizaban en Madrid

Un francotirador vigila en uno de los tejados de cara a la llegada de los líderes mundiales que participarán en la cumbre de la OTAN este martes en la Base Aérea de Torrejón de Ardoz
Un francotirador vigila en uno de los tejados de cara a la llegada de los líderes mundiales que participarán en la cumbre de la OTAN este martes en la Base Aérea de Torrejón de Ardoz FOTO: Sergio Pérez EFE

Decenas de miembros del servicio secreto estadounidense, miembros de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil, francotiradores en los tejados en torno a la torre de control, y decenas de coches y motos de la Policía fueron desplegados este martes en la Base Aérea de Torrejón para garantizar la seguridad del rey Felipe VI y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a su llegada a Madrid para asistir a la cumbre de la OTAN.

FOTO: Sergio Pérez EFE

Ambos se saludaron y charlaron animadamente durante más de 10 minutos al pie de la escalerilla del Air Force One, el avión presidencial estadounidense, a su llegada a la capital de España.

También cazas del Ejército del Aire, artillería antiaérea y helicópteros NH-90 blindaron el espacio aéreo español junto a aviones de la OTAN para garantizar la seguridad de la Cumbre de la Alianza Atlántica. Y es que las Fuerzas Armadas reforzaron su sistema de alerta ante intromisiones aéreas y a ellas se sumaron los aviones de control y vigilancia aérea de la OTAN AWACS, dotados con un gran radar en su parte superior.

El Ejército del Aire cuenta con los F-18 del Ala 12 en la base de Torrejón, aunque también están alerta los Eurofighter de otras unidades, para salir al encuentro en menos de quince minutos de cualquier aeronave no identificada o que no cumpla con los planes de vuelo previstos dentro del espacio aéreo español.

Este procedimiento es el habitual de control de vuelo, aunque en este caso se ha reforzado con motivo de la celebración de la Cumbre. Habitualmente, es el CAOC de la OTAN ubicado precisamente en Torrejón el encargado de vigilar el espacio aéreo sur de la Alianza.

En caso de detección de alguna irregularidad, se avisa al país afectado para el despegue de sus cazabombarderos y, en último caso de alerta, la responsabilidad de derribo recae sobre la autoridad competente. En España, esa competencia la tiene el titular de la cartera de Defensa, ahora Margarita Robles.

La Cumbre de la OTAN estará además protegida por una unidad del Mando de Artillería Antiaérea del Ejército de Tierra y un completo sistema antidrones que se suma al también desplegado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Todo ello forma parte de un dispositivo especial cuya responsabilidad recae en el Mando Operativo Aeroespacial, responsable del seguimiento de las operaciones de vigilancia, seguridad, control y policía aérea en la Base Aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid).