MENÚ
lunes 15 julio 2019
19:56
Actualizado

Saber de cine

  • Portada del libro «Porfiria Sanchiz. La tigresa escondida en la almohada», de Juan Carlos Palma / Foto: La Razón
    Portada del libro «Porfiria Sanchiz. La tigresa escondida en la almohada», de Juan Carlos Palma / Foto: La Razón

Tiempo de lectura 5 min.

06 de junio de 2019. 21:19h

Comentada
Miguel Olid Suero, @miguel_olid.  7/6/2019

ETIQUETAS

Se ha editado recientemente «Porfiria Sanchiz. La tigresa escondida en la almohada», riguroso trabajo de investigación sobre esta actriz nacida en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) escrito por su paisano Juan Carlos Palma, que compagina la escritura y la investigación cinematográfica con el trabajo de librero. Tras forjarse una sólida trayectoria en el teatro, Sanchiz recibió en 1935 una llamada de la productora de Luis Buñuel, que le dio su primera oportunidad para debutar ante las cámaras. Encasillada en papeles de mujer malvada, estaba cansada, como ella misma decía, «de ser el Boris Karloff femenino español». Da la casualidad que la compañía andaluza Renacimiento acaba de editar «Margarita Xirgu. Epistolario», sobre quien ofreció su primer contrato profesional a la sanluqueña. Es otro buen ejemplo de exhaustivo trabajo, que incluye misivas a Pérez Galdós, García Lorca, Unamuno y Max Aub. Tras la Guerra Civil, no tuvo más salida que el exilio, fue condenada al extrañamiento a perpetuidad y a la confiscación de todos sus bienes; no obstante, cristiana practicante, consideraba que su exilio era voluntad de Dios.

Los últimos libros de José Luis Garci son sendas recopilaciones de textos, rebosantes de saber cinematográfico, escritos a lo largo de varias décadas. «Herreros» es un homenaje a padre e hijo, que comparten nombre, Enrique, y apellido, el del título, sobre los que manifiesta cariño y admiración. En «A este lado del gallinero», absoluto disfrute para cinéfilos, Garci hace profesión de fe al hablar sobre John Ford, Billy Wilder, David Lean y Fritz Lang, entre otros muchos; también escribe sobre su creciente amor por Los Ángeles y explica su retirada del cine, rota gracias a la precuela de «El crack». Precisamente, este título es uno de los muchos incluidos en «El thriller español (1969-1983)», interesante estudio sobre el género.

Al igual que Garci, Peter Greenaway es un cineasta metido en labores de escritura merced a «Un paseo por H.», ideal para quienes deseen conocer mejor la obra de este singular artista, de quien se ha reeditado, no hace mucho, en dvd y Blu Ray «El contrato del dibujante», con la que tanto él como el compositor Michael Nyman se dieron a conocer. Aunque nacido en Nueva York, Stanley Kubrick decidió trasladarse al país natal de Greenaway, Reino Unido, donde falleció. Uno de sus más cercanos colaboradores en España fue Vicente Molina Foix, autor de «Kubrick en casa», libro de pequeño formato que se lee con deleite y atrapa al lector desde el principio, cuando rememora la llamada de Carlos Saura con el encargo de traducir al castellano los complejos diálogos de «La naranja mecánica». «Mi vida en rojo Kubrick» es el perfecto complemento al anterior: arroja luz sobre algunas de sus obsesiones, reincide en la omnipresencia del número 42, se refiere al final de «El resplandor», suprimido por Kubrick cuando la película ya estaba en cartel y coincide con algunas de las tesis expuestas en el hipnótico documental «Room 237». En paralelo a su apasionante disertación sobre Kubrick, Simon Roy narra, desde el dolor, la triste historia familiar de su madre, mientras ésta se debate entre la vida y la muerte tras ingerir una elevada cantidad de pastillas.

«Los mundos de Tim Burton» es un documentado acercamiento a la obra de este californiano dotado de ilimitada imaginación. Doc Pastor da muestras de saber enciclopédico sobre él en este volumen ricamente ilustrado. Perteneciente a una generación posterior, M. Night Shyamalan goza de similar y merecido prestigio. Sus célebres cameos, proyectos que no vieron la luz, conflictivas relaciones con los críticos de cine y el apasionante falso documental realizado sobre él tienen su espacio en «M. Night Shyamalan. El cineasta de cristal», editado por la andaluza Almuzara. Otro estudio colectivo es «El universo Howard Hawks», de gran valor por las aportaciones de acreditados cinéfilos como Miguel Marías, Oti Rodríguez Marchante y Eduardo Torres-Dulce, que analizan cada una de sus películas así como algunas constantes temáticas. Tras este libro se encuentra Notorious, editorial especializada en cine clásico y responsable también de «Con faldas y a lo loco. El libro del 60 aniversario», que comparte con el anterior una cuidadísima edición con numerosas fotografías, reproducción de diálogos (como el antológico final) y un sinfín de anécdotas. Al igual que Notorious, T&B también está volcada con el cine; entre sus últimas novedades se encuentran «¿Quién diablos la hizo?», recopilación de entrevistas realizadas a grandes maestros: Walsh, Lang, Hitchcock y el citado Hawks, entre otros (no cabe más lecciones de cine concentradas a lo largo de sus 650 páginas) y «Cine y televisión de culto», práctico para quienes gustan de listados de títulos desde los inicios hasta la actualidad para ver o revisar. Bajo la forma legal de asociación cultural, Shangrila edita cuidados libros sobre cine como el citado sobre Porfiria Sanchiz, «La prensa cinematográfica en España (1910-2010)», otro ejemplo de trabajo bien hecho e ideal para investigadores en cine español, así como cinéfilos en general, y «Cine-Diario», de Serge Daney, que recoge artículos publicados en el diario Liberation por este referente de la cinefilia francesa. En sus palabras, en las que no falta la ironía, hay tanta sabiduría cinematográfica como en las de Garci, pero con una mirada más cercana a los autores europeos y a los grandes maestros del cine japonés. Pese a que cada vez se estrenan más películas procedentes de China, se trata de una cinematografía poco conocida, de ahí el interés en el trabajo de Ricard Planas, «Historia del cine chino». En su estudio, dividido en cuatro grandes bloques históricos, analiza los títulos más representativos de cada periodo. Por último, es de reseñar también «Cineclub Vida, cine para compartir», que recoge los textos sobre las casi 400 películas proyectadas en más de un centenar de ciclos, organizados por esta entidad sevillana los últimos 16 años en sesiones con notable éxito de público.

Últimas noticias