MENÚ
viernes 19 abril 2019
15:52
Actualizado

Corregir la brecha rural, principal desafío de Mercedes Martín como delegada del Gobierno

La socialista sustituye a Virginia Barcones con un primer objetivo: que haya normalidad en los procesos electorales

  • Mercedes Martín toma posesión como delegada del Gobierno de España en Castilla y León, en presencia de su antecesora Virginia Barcones
    Mercedes Martín toma posesión como delegada del Gobierno de España en Castilla y León, en presencia de su antecesora Virginia Barcones /

    Miriam Chacón/Ical

Valladolid.

Tiempo de lectura 2 min.

16 de abril de 2019. 21:00h

Comentada
I. de la Fuente.  Valladolid. 17/4/2019

Un mes después desde que se diese a conocer su nombre y de que la militancia de Ávila la dejara en las Primarias fuera de la lista del PSOE a las Cortes, la ex portavoz adjunta del Grupo Parlamentario Socialista, Mercedes Martín, tomaba ayer por fin posesión de su nuevo cargo como delegada del Gobierno del Reino de España en Castilla y León.

Su principal desafío: corregir la brecha rural. «Es hora de poner el foco en la despoblación y en la disfunción estructural que está desvertebrando una España con 6.800 municipios de los cuales el 84 por ciento tiene menos de cinco mil habitantes», decía.

La también portavoz del Comité Electoral del partido del puño y la rosa en la Comunidad, enfermera de profesión y azote sanitario de la Junta durante esta legislatura, coge el testigo de Virginia Barcones, quien dejaba esta responsabilidad para presentarse como número uno de la lista socialista al Parlamento autonómico por la provincia de Soria.

Arropada por numerosas autoridades militares, religiosas y políticas, como la de su líder y candidato a la Junta, Luis Tudanca, Martín aseguraba que asume el cargo con la responsabilidad del momento, «pues el presente ya no es y el futuro no es todavía», y con un primer objetivo: garantizar que los procesos electorales que se avecinan transcurran con normalidad y en convivencia.

En este sentido, reivindicaba las mismas oportunidades para todos los ciudadanos y ciudadanas, independientemente del lugar en el que vivan o trabajen, e insistía en que no se resigna a que la situación de muchos de los pueblos sea irreversible.

«Haré todo lo que esté en mi mano para intentar luchar contra esta tormenta perfecta que ha esquilmado en el último medio siglo lo más valioso de nuestra tierra y sus gentes», afirmaba.

Para ello, Mercedes Martín tendía la mano a las regiones de la España autonómica así como a las entidades provinciales y locales para abordar también todos los asuntos que interesen a los ciudadanos.

Una voluntad de colaboración que la representante del Gobierno en Castilla y León hacía extensible a los sindicatos y empresarios así como a los diferentes organismos de representación civil. «Desde hoy (por ayer) tendrán la puerta abierta para ser escuchados y recibir respuestas claras», finalizaba la delegada.

No bajar la guardia contra la violencia hacia la mujer

Durante su intervención, Mercedes Martín pedía a los 10.000 agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional un nuevo esfuerzo y especial diligencia para que sigan velando por la seguridad de las víctimas de malos tratos con el objetivo de erradicar de la sociedad «la lacra del machismo». Y aunque destacaba que Castilla y León «es un territorio seguro», la delegada del Gobierno llamaba a no bajar la guardia en este asunto.

Últimas noticias