MENÚ
domingo 18 noviembre 2018
04:11
Actualizado
  • 1

«El Consell se preocupa de lo mismo que el nacionalismo: Educación y Televisión»

Observador desde el Congreso de los Diputados de lo que ocurre en Valencia espera su momento para irrumpir en la política autonómica. ¿Efecto Cantó? Ganas no le faltan y parece que apoyos, tampoco. Mantiene la prudencia y recuerda... habrá primarias

  •  Toni Cantó, diputado por Valencia de Ciudadanos
    Toni Cantó, diputado por Valencia de Ciudadanos
Valencia.

Tiempo de lectura 8 min.

20 de enero de 2018. 19:18h

Comentada
Valencia. 21/1/2018

-Del efecto Rivera al efecto Arrimadas. ¿Habrá efecto Cantó en la Comunitat Valenciana?

-No lo sé. Yo trabajo lo máximo posible para ayudar al partido, así que todo lo que yo pueda sumar... ojalá sirva para que crezca. Más que un efecto Rivera, Arrimadas... es el efecto Ciudadanos. Es un premio a la labor que se hace en el Parlamento de Cataluña y en el Congreso.

-Dicen que el PP gana aunque sus líderes no tengan carisma. ¿A Cs le cuesta más buscar candidato?

-El principal valor del partido es su programa. Nace para modernizar el país, luchar contra el nacionalismo y sobre todo, contra la corrupción. Albert (Rivera) dijo el otro día algo que me gustó y es que Podemos nace con la respuesta a qué ha pasado, pero Ciudadanos para responder a qué hacemos.

-¿También hay que combatir el nacionalismo en la Comunitat?

-Estamos gobernados por una coalición de un partido nacionalista (Compromís) con dos partidos que siempre se han puesto del lado de los nacionalistas. En la Comunitat Valenciana existe el peligro que en poco tiempo nos veamos como están en Baleares o Cataluña. Hacen una política de enfrentamiento y dogmática. Para mí, el mejor ejemplo es lo que hace Vicent Marzà (conseller de Educación) creando un problema donde no lo había, o es lo que hace Mónica (Oltra, vicepresidenta del Consell), que debe seguir creyendo que está en la oposición y que no es responsable de lo que pasa aquí.

-La vicepresidenta no se pronunció en contra de la entrega del Premio Manuel Broseta a la Societat Civil Catalana.

-Sí, pero no fue y a ella le encanta estar en todos los actos sociales. Tampoco desautorizó a cargos de su partido. Es más, yo soy muy crítico con el discurso que dio Ximo Puig (presidente de la Generalitat) porque situó en el mismo nivel el peligro recentralizador con el secesionista. Comparar el supuesto peligro recentralizador, que yo no veo dónde está, con uno de los mayores desafíos a los que se ha enfrentado nuestro país es una barbaridad. Explica quiénes son, en qué creen y de qué pie cojean.

-Oltra dijo que no fue por motivos de agenda.

-Si se hubiese dado a una entidad separatista hubieran estado.

-¿Cuál es modelo lingüístico de Ciudadanos?

-Lo presentaremos pronto, pero desde luego para el cambio que pretende Marzà prefiero quedarme con la anterior ley que, hay que recordar, tampoco se cumplía. Bajo el Gobierno del PP había niños que querían estudiar en valenciano y no podían y otros que querían hacerlo en español y tampoco. El PP es corresponsable de lo que está pasando a nivel lingüístico en la Comunidad y a nivel nacional, renunció a una herramienta tan importante como la Alta Inspección para controlar que ciertas cosas no sucedieran en España.

-Ciudadanos ha cambiado dos veces de portavoz en Les Corts, la cara visible de la política valenciana y donde se exponen sus ideas. ¿Cuánto ha perjudicado esta situación a la formación?

-No nos ha beneficiado. Han sido motivos ajenos a nuestra voluntad pero yo estoy contento con lo que está haciendo Mari Carmen Sánchez y nuestro grupo parlamentario. Me siento representado por ellos. Creo que están más centrados en hacer política y no en cosas internas y plantando cara a un Gobierno valenciano que está haciendo las cosas muy mal. Al final, de lo que más se preocupan es de lo mismo que el nacionalismo históricamente, educación y televisión.

-Fue muy crítico con la antigua RTVV, ¿le convence À punt?

-A mí, una televisión que tenga más comisarios lingüísticos que realizadores no me convence, porque es una televisión política.

-¿Cree que hace falta una televisión pública?

-Yo hubiera tenido otras prioridades mucho antes, como en cuestiones sociales. Entiendo que es un empeño del Gobierno del Botànic para tener su plataforma y hacerse su publicidad de cara a las próximas elecciones. Vamos a ser muy vigilantes y combativos.

-Es muy crítico con la gestión del Consell. ¿Qué es lo que más le preocupa?

-Me preocupa ver que no se están haciendo bien las cosas. A pesar de todo lo que había prometido Mónica (Oltra) vamos a peor. Me preocupa que creen enfrentamientos y problemas donde no lo había: concertada- pública, el tema lingüístico, el chantaje que quería imponer Marzà para aprender más inglés imponiendo más valenciano, el enchufismo o las formas de contratación que tanto oímos criticar a Compromís y que están utilizando igual que el PP, el dedazo, los amiguetes colocados... Me parece nefasto. Un ejemplo lo tenemos en la huerta. Se empeñan en proteger territorios en lugar de personas. Ellos hacen una ley para crear alrededor de Valencia una especie de museo de cera en el que le van a decir al agricultor lo que pueden y no pueden hacer. Será una huerta subvencionada y que como tal, se perderá. Se deberían ocupar de los agricultores valencianos. Hacen una política de formas y no van realmente a lo importante. En esto es donde ellos son realmente malos. Son sectarios y enfrentan a los ciudadanos.

-Dicen los gobernantes del Botànic que han cambiado la imagen de la Comunitat.

-La Comunitat Valenciana era percibida como una de las más corruptas de España cuando no lo es. Eso era injusto. Es cierto que el PP hizo cosas muy malas que seguirán incidiendo en la imagen de la Comunitat y lo que es peor, que nuestros nietos seguirán pagando. Ahora ha llegado otra cosa. La tentación del «Madrid nos roba». Pero Puig no se puede quejar sobre la financiación valenciana porque la promovió él. Y a Compromís le resulta más fácil decir que Madrid nos roba que hacer su trabajo, que es negociar con el PP unos Presupuestos Generales del Estado donde conseguir beneficios para la Comunitat Valenciana. Nosotros lo logramos para la Comunitat y para el resto de España. Al fin y al cabo lo que uno tiene que hacer en política es llegar a acuerdos, pactos y conseguir cosas. Estar instalado en el «no es no» no beneficia a nadie.

-Dice el PP que no les interesa cambiar el modelo de financiación.

-Sí les interesa, pero como saben que es un periodo largo y dificil, mientras tanto, antes que ponerse a negociar, arremangarse y ponerse a hacer su trabajo en el Congreso de los Diputados con el Gobierno, con el PP, prefieren el victimismo y el «España ens roba».

-¿Qué deben hacer?

-Mientras la Comisión en el Congreso está en marcha y se llega a un acuerdo hay otra forma de conseguir una mejor financiación para Valencia y es acordando los Presupuestos Generales del Estado. Nosotros hemos arrancado al PP miles de millones para políticas sociales que no se van a poder ver aplicados a no ser que otros partidos apoyen las cuentas.

-A Albert Rivera se le ha acusado de ser tibio en la defensa del modelo de financiación y sobre todo en cuestiones como la devolución de la deuda histórica.

-No... Siempre hemos defendido en todas partes lo mismo y es que tiene que haber una financiación que garantice los derechos sociales de sus habitantes. Con respecto a la deuda, quien le diga a un valenciano que nos la van a perdonar está mintiendo. Si no la pagan por el lado autonómico la van a pagar por la Hacienda nacional. No va a desaparecer. Creemos que hay que renegociar esa deuda, alargar los plazos, bajar los intereses... Pero yo no voy a engañar a los valencianos, ni Albert tampoco.

-Las encuestas dan buenos resultados a Ciudadanos.

-Somos afortunados porque el ciclo es alcista, pero somos muy prudentes. Estamos contentos, creemos que es un premio a nuestro trabajo.

-¿Dónde cree que se sitúan ideológicamente los valencianos?

-No tengo ni idea... Yo creo que en el sentido común. La mayoría de los valencianos están alejados de un Gobierno corrupto e ineficaz como el del PP que nos avergonzó a todos, pero también de un Gobierno como el actual que enfrenta, crea problemas donde no los hay, que no gestiona, que no es profesional... La mayor parte del electorado no se identifica ni con una cosa ni con otra.

-Cs y PP han hecho causa común en aspectos como la bajada de los impuestos de sucesiones, el plurinlingüismo o el adoctrinamiento. ¿Son su socio natural o compiten por el mismo espacio electoral?

-Citas varias cosas con las que no puedo estar muy de acuerdo... En todo el tema educativo, el PP está muy lejos de lo que mi partido pretende. Aquí había una ley, mejor a la de Marzà, pero que tampoco es mi ley. El PP no le ha plantado cara en la vida al nacionalismo. Ha pactado con él y era socio preferente del tipo más corrupto de toda España como es Pujol. Ha amnistiado a corruptos políticos de CiU en el Congreso de los Diputados... En ese sentido me siento bastante alejado del PP. Vivo el día a día contra ellos en la Comisión de lucha contra la corrupción e investigación de sus finanzas. Tampoco de Ximo Puig. Por ejemplo, nos está costando Dios y ayuda enfrentarnos al PSOE en temas como la despolitización de la Justicia. En alguna cosa me podré entender con ellos y con otros, pero me siento bastante distinto.

-Cs defendía que no podía pactar con un PPCV culpable de corrupción. ¿Podría hacerlo ahora?

-La decisión de no entrar en Gobiernos ni en coaliciones no solo viene tomada por quién era el socio posible, aunque en el caso del PP era obvio que no había suficiente voluntad para luchar contra la corrupción. En cualquier caso, fue una decisión estratégica del partido que decidió que en esas primeras elecciones no queríamos entrar en Gobiernos y queríamos dedicarnos a prepararnos para hacerlo en un futuro. En las próximas elecciones sí lo haremos, siempre con los partidos constitucionalistas.

-¿Aspiran a ser un partido bisagra o de Gobierno?

-Ser un partido de Gobierno. Sustituir al bipartidismo.

-¿Por qué no quieren la prisión revisable permanente?

-Este asunto está en el Tribunal Constitucional y es un brindis al sol hablar de ese tema. Esa cadena perpetua no es tal, con 15 años uno puede salir con un tercer grado y además nos parecía más útil que en determinados casos gravísimos, como los que se ha hablado últimamente, exista algo que sí promovemos: el cumplimiento íntegro de las penas. Se puede llevar a cabo mediante un cambio en la ley. Para nosotros es mucho más efectivo.

-¿Cómo ve gobernada la ciudad de Valencia?

-Igual que en la Comunitat. Creando problemas donde no los había, con tipos enloquecidos como Grezzi (concejal de Movilidad de Compromís) que hacen lo que les da la gana y suman a la ciudad en caos circulatorio; Fuset (Pere Fuset, concejal de Cultura Festiva de Compromís) que hace una encuesta ideológica entre los falleros, mientras hay 300 contratos a dedo... El señor Ribó no tiene ni idea del modelo de ciudad al que aspiramos. En un nido de enchufismos, con gente que crean problemas e ideologizan. Para mí, el puesto donde existe menos ideología y más gestión es en el de alcalde y cuando no sabe gestionar introduce la ideología para tapar la ineficacia. Eso están haciendo.

-¿Qué futuro le ve a Tabarnia?

-(Ríe) Bueno... yo soy muy amigo de su presidente y espero que siga existiendo porque me parece una forma con sentido del humor de poner un espejo frente a los secesionistas. Esto que es una broma algunos lo veníamos diciendo desde hace ya mucho tiempo. Esta es la vía canadiense. Hay que recordar que cuando se hicieron unas votaciones como las que vienen pidiendo en Cataluña, la condición que se puso era que no se repitieran «al infinitum», que es lo que estos tíos consiguen siempre. También se acordó que aquellos que pidiesen desgajarse del territorio que se independizaba pudiesen hacerlo. Los secesionistas no lo querían ver ni en pintura porque se iban a encontrar con Tabarnia. Además, como pasa siempre, es la Cataluña productiva, la que tira del resto.

Últimas noticias