MENÚ
domingo 25 agosto 2019
09:01
Actualizado

Ayuso emplaza a Cs y Vox a cerrar un acuerdo en dos días

El PP pide al presidente de la Asamblea que active una ronda de conversaciones con los grupos para que haya investidura la semana que viene, pero éste sólo lo hará «cuando haya algún cambio».

  • Isabel Díaz Ayuso, ayer, en el Congreso de los Diputados, donde acudió a la sesión de investidura de Pedro Sánchez. Foto: Gonzalo Pérez
    Isabel Díaz Ayuso, ayer, en el Congreso de los Diputados, donde acudió a la sesión de investidura de Pedro Sánchez. Foto: Gonzalo Pérez

Tiempo de lectura 4 min.

22 de julio de 2019. 22:36h

Comentada
Rocío Ruiz 22/7/2019

Catorce días de silencio. Es lo que dicen Cs y Vox que ha habido entre el día de la foto a tres (PP, Cs y Vox) con el cuadro del rostro misterioso de fondo en la sala de portavoces de la Asamblea que llevó a una investidura sin candidato. Lo cierto es que con la negociación de Murcia y la investidura de Sánchez de por medio, los partidos han hecho sus cálculos y estos últimos días no ha habido ni avances ni reuniones a tres. La candidata popular, Isabel Díaz Ayuso, ayer se mostró decidida a volver a la carga para intentar desbloquear su investidura como presidenta de la Comunidad. Por eso anunció que pedirá al presidente de la Asamblea que active la ronda de consultas esta semana con la intención de que la que viene la Comunidad pueda tener un presidente/a. Su idea es que entre hoy y mañana se cierre el acuerdo. «Queremos ya dar certidumbre y nadie entiende por qué ya después de dos meses seguimos sin llegar a un entendimiento final», dijo ayer Díaz Ayuso. Su idea es cerrar un acuerdo esta semana con Cs y Vox. «El formato me es indiferente. Puede ser con una reunión a tres, a dos, mediante una firma, como ellos consideren, pero no se puede dejar más tiempo la Comunidad bloqueada». Díaz Ayuso alertó de la posibilidad de que por esa situación «nos podemos encontrar sin presupuestos hasta el mes de marzo y con políticas que ya se empiezan a ver perjudicadas» a lo que habría que añadir «la imagen de inestabilidad e incertidumbre que afecta a la economía y a la inversión», sentenció. En cualquier caso, ayer, el presidente de la Cámara regional no estaba dispuesto a convocar una nueva ronda de consultas por el momento. Sólo se hará «cuando haya algún cambio», dijo un portavoz. La formación naranja se mostró extrañada por la iniciativa de Ayuso teniendo en cuenta que «no ha habido ningún tipo de contacto, ni progreso ni se ha intercambiado ningún papel. Por eso, si no hay avances, no sé para qué tiene que convocar una nueva ronda de consultas», dijo el portavoz naranja Ignacio Aguado. Cs no se ha movido ni un ápice de su posición y sigue poniendo el foco en Vox como artífice de cualquier cambio posible. «Todo depende de ellos, son ellos los que tienen que mover ficha».

Aguado refirió que «hace 14 días firmamos acuerdo de Gobierno con el PP con 155 medidas y desde entonces se mantuvo una reunión con Vox para desencallar la investidura, pero no ha habido ni un solo avance. No ha cambiado nada. Ojalá que Vox rectifique porque la Comunidad requiere imperiosamente un acuerdo», añadió.

La cuestión es que, de momento, Vox y Cs siguen sin entenderse y Aguado culpó ayer de nuevo a los de Abascal de anteponer sus intereses partidistas a los de la Comunidad de Madrid. «De la reunión que tuvimos hace 14 días no salió nada. Pedimos a Vox que actuara con responsabilidad y que dejara de bloquear un gobierno, le explicamos que la legislatura era muy larga y que en cuatro años pueden sacar leyes adelante, pero hoy Vox está más en la táctica que en la responsabilidad, en bloquear que permitir que se ponga en marcha un gobierno. Si no rectifica hoy estamos más cerca que ayer de repetir elecciones y tienen la capacidad de hacerlo».

Mientras, Vox aseguró que «llevamos dos semanas esperando a que nos llamen», pero «nuestra posición no ha cambiado», dijo un portavoz.

A su candidata, Rocío Monasterio, no se la vio la semana pasada en la Asamblea, pero está dispuesta a acudir a una reunión para desbloquear la situación si la llama Díaz Ayuso.

De momento, Vox no descarta como una opción posible que se reproduzca en Madrid la «vía murciana» para desbloquear la investidura de Díaz Ayuso.

Podría desistir de su petición de derogar algunos artículos de la Ley de Igualdad de Género y LGTBI que la formación de Rocío Monasterio considera que atentan contra la libertad de los padres en los centros educativos, como se ha hecho en Murcia. También podría firmarse un acuerdo verbal, como también apuntó Díaz Ayuso hace unos días. Su idea es que cada partido defienda unas propuestas comunes en el debate de investidura y que eso quede plasmado en el diario de sesiones. Así quedarán por escrito, aunque no haya una rúbrica previa. Y, por último, Vox podría pasar a la oposición, como en el caso murciano. De cualquier forma, «habría que verlo en las próximas reuniones», aseguran desde Vox. Lo que ya ha manifestado Monasterio es que no tiene problemas en pasar el mes de agosto en Madrid.

Últimas noticias