MENÚ
miércoles 17 julio 2019
08:52
Actualizado

Beti-Jai: el urbanismo de Carmena se tambalea

El TSJ deja sin efecto el proyecto debido a la ausencia de un estudio económico del mismo. Se suma así a los últimos varapalos tras los sufridos por Madrid Nuevo Norte y las Cocheras

  • Imagen correspondiente a Bizitza Berria, el proyecto elegido en el concurso del Colegio Oficial de Arquitectos
    Imagen correspondiente a Bizitza Berria, el proyecto elegido en el concurso del Colegio Oficial de Arquitectos

Tiempo de lectura 4 min.

18 de diciembre de 2018. 05:05h

Comentada
J.V. Echagüe 18/12/2018

El proyecto de reforma del histórico frontón Beti-Jai que pretendía llevar a cabo el Ayuntamiento queda gravemente herido, hasta el punto de que su ejecución está ahora en entredicho. La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha estimado los dos recursos interpuestos por la Asociación Madrid, Ciudadanía y Patrimonio (MCyP) y por el PSOE, concretamente en nombre de las concejalas Mercedes González y Purificación Causapié. En ambos casos, según reza el fallo, el Plan Especial es «nulo de pleno derecho».

Se trata del segundo revés que sufre esta reforma en la última semana: el Grupo Municipal de Ciudadanos ha recurrido el concurso del proyecto, cuyo ganador fue anunciado a finales de noviembre, debido a que se incumplían los pliegos y bases del mismo. Además, la decisión conocida ayer se suma a otros dos varapalos recibidos en los últimos días a los planes urbanísticos de Manuela Carmena: la admisión del TSJM del recurso presentado por asociaciones de vecinos y ecologistas contra Madrid Nuevo Norte –la nueva Operación Chamartín– y la revocación, por parte del propio Consistorio, del plan para las Cocheras de Cuatro Caminos por un defecto de forma.

Inaugurado en 1894 en la calle Marqués del Riscal y catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) en 2011 por parte de la Comunidad de Madrid, el frontón Beti-Jai, el único que queda en pie en la capital, iba a gozar por fin de una restauración tras años de abandono y deterioro. En 2016, el Ayuntamiento aprobó un Plan Especial que permitiría el «uso de equipamiento cultural coexistiendo con el uso deportivo, rehabilitando el inmueble». Así, esta «ampliación del régimen de usos» sería «determinante para facilitar la puesta en servicio del edificio y evitar su ruina».

Entre otras novedades, el Consistorio contemplaba la «cubrición del patio», lo que motivó el recurso interpuesto en los tribunales por la asociación MCyP, pues la cubierta sería un elemento inexistente en su origen y que atentaría contra la catalogación BIC del inmueble. El PSOE también contraatacó la decisión, denunciando al Ayuntamiento, entre otros motivos, por la ausencia de una memoria económica del proyecto. Aprobado el plan en octubre de aquel año por la Junta de Gobierno, el Consistorio convocó un concurso de ideas, recibiendo 72 propuestas. Finalmente, el 22 de noviembre, el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) anunció el proyecto ganador, Bizitza Berria, que buscaba «albergar competiciones deportivas y espectáculos de distintas naturaleza».

En el fallo del recurso de MCyP, el TSJM desestima los motivos patrimoniales que dieron pie a la denuncia de esta asociación. En su opinión, el Ayuntamiento no infringe los principios de «mínima intervención» y «comprensión global» que son inherentes a todo BIC. La sentencia tiene en cuenta que la parte a cubrir se considera un «patio», no una «cancha deportiva», como estimaba MCyP. Por ello, y teniendo en cuenta las normas urbanísticas, el tribunal alega que la colocación de una cubierta en un patio sería «viable» salvo que se produjera una «prohibición expresa».

Sin embargo, el tribunal sí da la razón tanto a MCyP como al PSOE en lo que respecta a la «necesidad de un Estudio Económico-Financiero» del proyecto. Una carencia que el propio Ayuntamiento expresa literalmente en su Plan Especial y que no ha sido «suplida con documento alguno en el expediente administrativo». Según el fallo, «no cabe entender» que no exista tal estudio, «cuando uno de los objetivos de la mejora» del inmueble es introducir en el mismo un uso «alternativo» al deportivo, factor que, según el Ayuntamiento, será «determinante para evitar la ruina» del edificio. En el fallo del recurso interpuesto por los socialistas también les dan la razón en lo que respecta a la ausencia de estudios sobre el Ruido y sobre el Impacto de Género.

Amparo Berlinches, presidenta de MCyP, celebró la decisión del TSJM, que parece «haber entendido que la tramitación del proyecto no fue la adecuada». Si bien cree que la sentencia estima que se puede hacer la cubrición del recinto, MCyP atisba «cierta crítica» a la espera de un «proyecto de ejecución» definitivo. Lo que desde MCyP tienen claro es que el plan del Beti-Jai de Carmena «se quedará sin efecto en esta legislatura», después de la decisión conocida ayer y de la impugnación de Cs al concurso. «Nunca nos hemos opuesto al hecho de que quieran explotar el lugar, por ejemplo, desde el punto de vista de la restauración, o que haya conciertos, presentaciones, etc, pero el Ayuntamiento ha buscado que esa explotación sea suculenta para las empresas que opten a las concesiones, aumentando el volumen y el espacio del lugar. Se desvirtúa completamente el monumento», concluye.

«El Ayuntamiento tiene que analizar por qué los jueces hacen el urbanismo de la capital», afirmó ayer la portavoz del PSOE en materia urbanística y una de las denunciantes, Mercedes González. «Es un Plan Especial dedicado a la privatización de un edificio emblemático en un distrito, Chamberí, necesitado de dotaciones», criticó.

Por su parte, Manuela Carmena afirmó ayer que espera que se completen los informes económicos «para reanudar las obras cuanto antes». Fuentes municipales aseguraron a Efe que recurrirán la decisión –tienen tres meses para ello– porque «defienden su proyecto».

Últimas noticias