MENÚ
sábado 17 agosto 2019
15:19
Actualizado

El Ayuntamiento de Madrid estudia reforzar la seguridad en las piscinas municipales por las agresiones

  • Vigilante con hematomas y cortes agredido el pasado jueves en Vallecas
    Vigilante con hematomas y cortes agredido el pasado jueves en Vallecas

Tiempo de lectura 2 min.

17 de julio de 2019. 00:59h

Comentada
J.V. Echagüe 17/7/2019

La concejala de Turismo, perteneciente al Área de Cultura, Turismo y Deportes, Sofía Miranda, de Cs, ha mostrado su preocupación por la seguridad en las piscinas públicas de Madrid, una situación que LA RAZÓN denunció ayer.

«Es un problema de seguridad que se viene repitiendo todos los veranos. No es una justificación, hay que poner soluciones», aseguró Miranda, que habló del problema en la Comisión de Cultura, Turismo y Deportes celebrada en la mañana de ayer en la Plaza de la Villa. Así, recordó que el protocolo de seguridad que se ejecuta a día de hoy es de 2015 y se puso en marcha el pasado mayo, con la anterior Corporación municipal. En todo caso, ese texto, centrado en la «prevención de riesgos laborales», ha demostrado «ser insuficiente».

Así, Miranda ha avanzado que se reunirá en los próximos días con la Policía Municipal con vistas a «evitar estos problemas» y estudiar la posibilidad de un refuerzo en estos recintos.

Del mismo modo, se reunirá también con los sindicatos de trabajadores de centros deportivos, donde, «además de cuestiones de seguridad, también trataremos temas como la falta de personal y, en general, las deficiencias del servicio municipal de deportes».

Esta falta de seguridad se produce todos los años, siendo la última, una agresión acaecida el pasado jueves 11 de julio en la piscina municipal pública Cerro Almodóvar, en el distrito de Villa de Vallecas como adelantó LA RAZÓN en la edición de ayer.

La instalación se encontraba cerrada al público cuando siete jóvenes se colaron en la piscina saltando la valla. Mientras estaban en el agua, el único vigilante de seguridad, tras llamar a la Policía Municipal, se acercó y les dijo que se salieran.

Esta escena acabó con la agresión al vigilante, teniendo que ser atendido por el Samur y con una denuncia en comisaría. «Dos de ellos me dijeron que estaban en libertad condicional, a lo que les respondí ¿Y qué? Entonces gritaron que me iban a matar, y vinieron a por mí», exclamó. La consecuencia de dicha agresión fue un parte médico por un ojo morado, un corte bajo el ojo, varias heridas en el labio y nariz, además de en los brazos.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs