Lavado de cara para la torre más antigua

El Rey Juan Carlos inauguró la restauración de la Torre de los Lujanes

Muchos no lo saben pero justo frente a la antigua sede del Ayuntamiento se alza la construcción civil más antigua de Madrid, con más de 500 años de historia. Se trata de la Torre de Lujanes y el Rey Juan Carlos inauguró ayer su restauración, en la que se han invertido 305.000 euros. Hay que agradecer que en su día supieron valorar el monumento y se libró de ser destruido. Fue en 1854, cuando el Ayuntamiento de Madrid aprobó un plan de alineación de la plaza de la Villa que proponía la demolición de la Torre, un proyecto que fue abortado gracias a una Real Orden para liberarla de la piqueta por considerarla «una gloria nacional».

En la actualidad, esta construcción es compartida por la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, que desde 1858 ocupa sus mayores estancias, y por la Real Sociedad Económica Matritense de Amigos del País.

De hecho, el Rey Juan Carlos aprovechó ayer la inauguración de la restauración del monumento para mostrar su apoyo a esta institución y lamentar que sus actividades tengan poco eco público. El Rey emérito descubrió una placa conmemorativa en presencia del presidente de la institución, Marcelino Oreja, quien aprovechó para contar al Rey la historia de la Torre y las vicisitudes para lograr su completa restauración. Ahora, gracias a su rehabilitación, se ha dado a sus tres plantas nuevo uso, como biblioteca y espacio de reuniones.

Oreja explicó que la Real Academia tiene «mucha vida», como prueba el ciclo de seis conferencias sobre «la cuestión catalana» que durante los meses de octubre y noviembre están impartiendo relevantes juristas y constitucionalistas. La presencia de Don Juan Carlos en la sede de la Real Academia fue considerada por su presidente «el remate más hermoso» al proceso que ha culminado con la recuperación arquitectónica de la Torre. También agradeció el empeño del subsecretario del ministerio de Educación y Cultura, Fernando Benzo, presente en la inauguración, para ayudar al proyecto de rehabilitación.

Un mudéjar del siglo XV

La Torre de los Lujanes, de estilo mudéjar, data de finales del siglo XV, y corona una construcción que debe su nombre a que fue adquirida por Pedro de Luján, cuya familia la utilizó como residencia, aunque con el correr del tiempo llegó a ser casa de vecinos y, finalmente, sede de una de las ocho reales academias. La leyenda cuenta que el rey Francisco I de Francia residió en ella antes de ser encerrado en el Alcázar tras ser apresado en la Batalla de Pavía de 1525.