En colaboración con

La innovación en el sector agro, un paso de gigante que nos beneficia a todos

Entre los servicios esenciales que el año pasado nos permitieron parar para quedarnos en casa y poder vivir lo más duro de la pandemia de la mejor forma posible, no podemos olvidar el sector agroalimentario. Gracias también a sus profesionales, tuvimos siempre las estanterías de nuestros supermercados abastecidas y hacer la compra nunca fue un problema

La agricultura aporta un valor bruto de más de 100 mil millones de euros a nuestra economía y un 11% al PIB nacional.
La agricultura aporta un valor bruto de más de 100 mil millones de euros a nuestra economía y un 11% al PIB nacional.UnsplashLa Razón

Y, sin embargo, a veces su labor queda ensombrecida por el desconocimiento de la sociedad general sobre el mundo del campo. Afortunadamente, cada vez es más la atención que, con la visibilización de retos demográficos como la España rural, van ganando estos profesionales, tan esenciales como otras industrias más conocidas.

Conociendo más del sector agroalimentario español

La agricultura aporta un valor bruto de más de 100 mil millones de euros a nuestra economía y un 11% al PIB nacional. Además, es responsable de casi 3 millones de empleos directos e indirectos, como se extrae en los datos del Instituto Nacional de Estadística. La mayoría de las empresas dedicadas a lo agroalimentario son pymes y autónomos y, junto a todo lo anterior, esto lo convierte en uno de los sectores clave del sistema español.

Aunque 2020 fue un año duro para todos los sectores económicos, la industria agraria española consiguió incrementar el año pasado su PIB un 4,7%. Esto se debe al carácter esencial de su actividad, ya que el campo no paró ni un solo momento durante la pandemia.

“Durante esta crisis, ha quedado patente su importancia como un pilar esencial de la sociedad española. Todos hemos podido sentir de forma especial que se trata de un sector básico para nuestras vidas”, comenta Lorena Ruiz Ponce, Directora de Negocio Agro de Santander España.

De hecho, Santander ha sido una de las instituciones que más se ha volcado con las pymes del campo, especialmente durante la pandemia. Y es que la entidad ha apoyado al sector agroalimentario con 7.500 millones de euros en 2020, un 34% más de su inversión en 2019. “El banco lleva décadas apoyando al sector agro y se ha volcado en agricultores, ganaderos, productores, cooperativas o empresas de suministro”, añade.

Ahora que, con la vacuna y las medidas sanitarias, empezamos a dibujar un horizonte de normalidad en el futuro, el sector agroalimentario vuelve a enfrentarse a los desafíos que le han acompañado tradicionalmente. La digitalización y la sostenibilidad son los dos principales ejes sobre los que se vertebra la agricultura del futuro y a los profesionales del campo, junto a gobiernos e instituciones públicas y privadas, deberán hacer frente.

Lorena Ruiz Ponce es Directora de Negocio Agro de Santander España. FOTO: Banco Santander La Razón

La innovación llega al campo

Como ha quedado de manifiesto, aún queda mucho camino por andar en el sector agroalimentario. Y, sin embargo, existe mucho prejuicio a la hora de pensar en la modernización del campo, como si fuera una meta imposible de conseguir o tan costosa que a veces es olvidada por muchas instituciones.

Lorena apunta al peso del imaginario social: “Es probable que el que esté unido al mundo rural y que hace años fuera un sector identificado con una labor muy dura, que en muchos casos carecía de mecanización alguna, haya contribuido a crear esa imagen. Sin embargo, todos los avances que se han producido ya y los que están acaeciendo en la actualidad, nos hacen pensar en el amplio margen de mejora que aún existe”.

Para ello, Santander ofrece soluciones disruptivas, no solo en el plano financiero, para ayudar a sus clientes a digitalizarse, mejorar en la eficiencia de sus explotaciones y a crecer en rentabilidad.

Ejemplo de ello ha sido la solución que han presentado para las ayudas de la Política Agraria Común, más conocida como PAC. Así lo cuenta Lorena: “Santander ha sido la primera entidad en ofrecer la posibilidad de realizar la contratación del anticipo PAC por canales digitales. De esta forma, los agricultores y ganaderos que tengan preconcedido dicho anticipo, podrán realizar la contratación en solo tres pasos, desde la web del banco o mediante la app en los dispositivos móviles”. Facilitando la vida a los profesionales del campo no solo les beneficia a ellos, sino que tiene un refuerzo positivo en toda la sociedad.

De la misma manera, añade, “el préstamo I+D+I, así como el apoyo a la incorporación de jóvenes agricultores e inversiones a largo plazo a través de los planes de mejora y modernización de las Comunidades Autónomas, son algunas otras de las apuestas del banco orientadas a la modernización del sector”.

The Call Agro: las buenas ideas también tienen cabida en el campo

Además de las ya mencionadas, Santander ha contado con The Call Agro, una iniciativa abierta que busca atraer startups con soluciones innovadoras para impulsar la digitalización y sostenibilidad del sector agroalimentario en España y Portugal.

Para ello, se ha lanzado la llamada a proyectos que hagan frente a los retos del campo, como la transición a productos más rentables, la profesionalización de las cosechas, la optimización en el uso de fertilizantes, productos fitosanitarios y agua y, por último, las soluciones para el cultivo, distribución y generación de demanda de productos ecológicos.

“Para el sector agro, es fundamental que se puedan aportar ideas de mejora e innovación por parte de quien mejor conoce este ámbito: los propios empresarios que dedican su actividad profesional a la agricultura o la ganadería”, explica Lorena sobre esta iniciativa.

La fase de inscripción acabó el pasado mes de abril, con más de 100 startup apuntadas. Ahora, ya hay 4 finalistas, con las que se llevará a cabo la prueba de concepto y los proyectos se presentarán en septiembre.

Caminando juntos hacia un mundo mejor

La innovación en el campo es clave, no solo para mejorar los procesos productivos, sino para hacer de esta industria una más verde y sostenible. Lorena lo tiene claro: nos dirigimos “hacia una mejora en todos los ámbitos que conforman la actividad agrícola y ganadera, mediante el análisis de factores como la tierra o el clima, para así obtener un mayor rendimiento y optimizar los costes. Esto ha de ir unido al respeto por el medio ambiente y a conseguir la sostenibilidad de estos negocios”.

Santander, una vez más, lidera la transición a una economía más respetuosa con el medioambiente con sus programas e iniciativas. De hecho, y como explica Lorena, la entidad ha creado, junto a AENOR, el primer sello de sostenibilidad de las pymes españolas, para ayudarlas a que este sea un criterio diferenciador con sus clientes y proveedores.

Un proyecto de LR Content para