Vuelve para quedarse Pasha, el reloj de culto de Cartier de los años 80

Uno de los relojes más icónicos de Cartier desde 1985 regresa con un diseño mejorado. Si te quieres enamorar aún más de la firma, echa un vistazo a este artículo.

El reloj Pasha de Cartier revolucionó el mercado cuando fue lanzado por primera vez gracias a su original forma, aunque se dejase de fabricar más tarde. Su diseño atípico cautivó a más de un corazón por aquel entonces y a día de hoy lo sigue haciendo. Fiel a su estilo original, mantiene su singular forma gráfica cuadrada dentro de una esfera circular, pero con un plus de sofisticación. No cuesta reconocerlo ni de lejos.

Para la nueva colección, además de contar con embajadores de renombre, los maestros relojeros de Cartier han intensificado la ergonomía en todas sus versiones: oro amarillo, oro rosa acero y diamantes. Un magnífico trabajo realizado en los talleres de su fábrica suiza en La Chaux-de-Fonds. El reloj de culto de los 80 ha vuelto, y lo ha hecho para quedarse.

El Pasha de 2020 añade una nueva corona de cadena, que protege a la de cuerda e incorpora una espinela azul o un zafiro, aportándole así más belleza si cabe al reloj. Pero eso no es todo, el brazalete también ha sido renovado. El legendario complemento de Cartier, que es intercambiable gracias al sistema QuickSwitch patentado por la firma francesa, y que es un mecanismo invisible que se funde con la caja, está disponible en nuevas versiones y materiales como el acero, la piel y el oro. ¿Podría haber más exclusividad?

La respuesta es sí, todavía hay más mejoras y es que Cartier se ha reinventado optando por la funcionalidad y personalización. El cierre del Pasha de este siglo tiene un nuevo cierre en forma de cadena que va unido a la corona. Cuando se abre, revela el secreto que quieras grabar en el reloj. ¡Sorpresa!

Por otro lado, uno de los detalles más característicos, además de la forma, es el diseño interior y la tipografía de los cuatro números extragrandes de estilo árabe, las manecillas en forma de espada que desprenden elegancia, y la original asa, una pieza del reloj que va integrada en la propia caja. Un detalle creativo así solo lo podía tener Cartier, que de nuevo vuelve a jugar con su particular ilusión óptica.

Por último, hay que destacar que Cartier ha presentado, para empezar, la caja del Pasha en dos tamaños, 35 y 41 milímetros de diámetro, lo que podría interpretarse como una línea masculina y otra femenina, que se distingue también en el tono del oro. Definitivamente, nosotros nos hemos enamorado ya.