Oprah Winfrey vende su propiedad de las Islas Orcas por 14 millones de euros después de tres años

La presentadora de televisión más famosa de los Estados Unidos se ha deshecho de la casa que poseía frente al mar del noroeste del Pacífico y que adquirió en 2018.

Oprah
OprahInstagram @Oprah

No es ningún secreto que Oprah Winfrey ostenta un enorme patrimonio neto de 2.200 millones de dólares después de convertirse en una de las personalidades televisivas más veneradas de Estados Unidos.

Además de tener su residencia principal en Montecito, una de las áreas más exclusivas de California, la multimillonaria tiene al menos otras siete propiedades a su nombre y cuenta con más de 160 millones de euros en bienes raíces.

Sin embargo, hace poco decidió vender su pequeña mansión ubicada frente al mar del noroeste del Pacífico. Un pequeño trozo de isla que seguramente no eche de menos debido a la ajetreada vida que tiene la presentadora y a la cantidad de propiedades que tiene.

Situado en el complejo Madroneagle en las afueras de Seattle, la casa principal de tres pisos cuenta con cuatro dormitorios y tres baños, unas vistas inmejorables con casi tres kilómetros de costa y un interior de lujo con una estética de cabina hecha con madera recuperada.

Sin olvidarse de otras comodidades como la cocina con un horno de pizza incorporado y las estanterías del piso al techo en el rincón de lectura. Sin duda un lugar increíble para desconectar del mundo durante unos días.

Aunque inicialmente la propiedad no estaba en venta, el nuevo propietario contactó con Wally Gudgell, el gurú de ventas de Oprah, para hacerse con esta increíble propiedad paradisíaca.

Al principio la casa estaba tasada en 12 millones de euros y su precio disminuyó debido a la falta de interés por parte de compradores. “La gente era muy tímida y cautelosa con cualquier tipo de compra”, afirmó a Mansion Global Jen Cameron, vicepresidenta de la división de lujo global de Coldwell Banker Bain .

Según el Business Journal, Winfrey ha podido venderla finalmente por 14 millones de euros, un precio final de venta que le ha convertido en la propiedad más cara de las Islas Orcas, y no es para menos después de la reforma que la periodista realizó tras su compra en 2018.