¿Algo mejor para comprar por medio millón de euros que dos islas que reclaman tres países?

Dos pequeños islotes correspondientes al Cayo Sapodilla y situados en el Golfo de Honduras salen a la venta por menos que una casa en el centro de muchas ciudades.

Imagen aérea de una de las islas de Cayo Sapodilla.
Imagen aérea de una de las islas de Cayo Sapodilla. FOTO: Private Islands Online Imagen aérea de una de las islas de Cayo Sapodilla.

Cualquier cosa se puede comprar con dinero. Incluso, una isla. Es más, un par de ellas, dos de las que conforman el Cayo Sapodilla, están actualmente en venta. Y la operación no parece, al menos a ojos vista de bolsillos sobradamente desahogados, una barbaridad. Por 600.000 dólares, poco más de medio millón de euros, están en el mercado.

Lo primero es, incluso antes de echar un vistazo a la cuenta corriente, saber dónde demonios están esas islas de las que se está hablando. Nada mejor que acudir a la biblia postmoderna, esto es, la sacrosanta Wikipedia, para comprobar que se trata de un conjunto de islas situadas en el Golfo de Honduras y que, jurídicamente, parecen pertenecer a Belice, el pequeño estado centroamericano al que baña por entero el Mar Caribe.

Sin embargo, este terreno también es reclamado por la limítrofe Guatemala, que sostiene que la frontera marítima entre Belice y Guatemala está al noroeste de cayo en cuestión. Aún hay un tercer invitado en esta contienda diplomática, ya que la propia Honduras también defiende que esos trozos de tierra en el mar también forman parte de su país. Lo certifica en su Constitución de 1982, pero sin una base legal consistente.

El caso es que, como de todo ha de haber en la viña del Señor, también hay empresas que se dedican a la venta de islas. Así, como suena. Private Islands Inc, sin ir más lejos, es una de ellas y, en su reclamo publicitario, habla de la compra de una o las dos islas del Cayo Sapodilla, como “la oportunidad de inversión perfecta para alguien que quiere una hermosa isla privada para llamarla propia, pero sin el gasto o la preocupación de administrar una propiedad de vacaciones”.

Sabe de lo que habla esta gente. De hecho, este mismo proceso de venta se puso en marcha con otras islas privadas similares, Kanu Private Island o Gladden Private Island, que, después de profundas inversiones económicas, ahora se han convertido en algunos de los resorts más impresionantes del mundo, con una privacidad y unos precios (a partir de 4.000 dólares por noche para dos personas) que los hacen completamente únicos.