Un millón de euros en la muñeca para tocar el cielo y quedarse a vivir en él

La marca de lujo Richard Mille acompaña a Rafa Nadal desde 2008 y en la épica final de Melbourne ante Medvedev estuvo presente con un impresionante reloj RM 27-04, uno de los 50 que componen la edición exclusiva.

Reloj RM 27-04, en la muñeca de Rafa Nadal.
Reloj RM 27-04, en la muñeca de Rafa Nadal. FOTO: Richard Mille

Es el hombre del momento, aunque también podría serlo el del año, el de la década y, si me apuran, el del siglo. Ya pocos tienen dudas de que Rafa Nadal es el mejor deportista español de la historia y epopeyas como la de ayer en Melbourne solo son más muescas en el revólver de un auténtico genio, un ídolo de masas, el mejor embajador que puede tener España a cualquier nivel.

Con una lesión en el pie que le hizo no jugar durante más de cinco meses y sopesar muy mucho su participación en el Open de Australia, su victoria ante el ruso Medvedev remontando dos sets y estando en la pista de Melbourne durante más de cinco horas, le ha aupado a lo más alto del tenis masculino mundial. Si hasta ayer tres de los mejores jugadores de la historia, Roger Federer, Novak Djokovic y el propio Nadal, empataban a 20 títulos en torneos de grand slam, hoy solo uno de ellos ha sumado un nuevo triunfo y no es otro que nuestro compatriota más grande.

“Hasta que conoció a Richard Mille en 2008, Rafa se negaba a llevar reloj. Ni se le había pasado por la cabeza ponérselo para jugar. Al principio, Nadal se mostró reticente, de modo que Richard tuvo que insistir mucho para convencerlo. Juntos, desarrollaron el tourbillon más ligero del mundo hasta el momento”, se puede leer en la página web de la firma de relojes de lujo Richard Mille, que abastece de relojes al genio balear.

«Es una persona muy positiva y quiere liderar el progreso de la industria relojera. Nunca se conformaría con quedarse quieto saboreando su éxito. Respeto enormemente su búsqueda de la excelencia. En mi caso, siempre intento mejorar mi tenis y, para ello, me esfuerzo mucho», comentó en su momento Rafa sobre Richard Mille.

En la ya irrepetible final frente a Medvedev, Nadal llevó en su muñeca uno de los 50 relojes RM 27-04 que Richard Mille sacó al mercado en una exclusiva edición, con un peso de solo 30 gramos y un precio cercano al millón de euros. El espectacular reloj está fabricado en base a una aleación compuesta por un 90% de titanio, un 6% de aluminio y un 4% de vanadio.

En su debut en el Open de Australia, el tenista mallorquín había optado por llevar en su muñeca un RM 35-03 Automático Rafael Nadal, valorado en 187.000 euros, pero la final era un partido tan importante para el mejor deportista español de la historia que, mientras ganaba al jugador ruso, pudo ver como pasaban los minutos y las horas en una auténtica maravilla de la ingeniería y la precisión.