El Gobierno de Ayuso baraja cerrar Leganés, Fuenlabrada, Móstoles y Alcorcón

Ampliará las restricciones al menos a “otras ocho zonas” más y estudia generalizar las limitaciones de aforos y horarios a la restauración

Madrid tendrá a partir del próximo lunes restricciones en al menos otras ocho zonas más, que se añadirán a las 37 áreas que se encuentran confinadas desde el pasado lunes. La decisión se ajusta al criterio epidemiológico de la alta incidencia de contagios, y los datos sitúan en la horquilla municipios tan poblados como Leganés, Fuenlabrada, Móstoles o Alcorcón.

En la estadística de casos confirmados por municipio y distrito por cada cien mil habitantes, y actualizados a fecha del 23 de junio, a la cabeza está Puente de Vallecas, donde hay restricciones desde el lunes. También los distritos de Fuencarral-El Pardo, Latina, Carabanchel, Ciudad Lineal, Tetuán y Hortaleza, y los municipios del sur que hacen frontera como Móstoles y Alcorcón.

En la actualidad superan el ratio de 1.000 contagios por 100.000 habitantes, además de las 37 zonas ya confinadas, las zonas sanitarias de Campo de la Paloma y Rafael Alberti (Puente de Vallecas), San Isidro (Carabanchel), Orcasitas (Usera), Lavapiés (Centro), Canillejas (San Blas-Canillejas), Vallaamil (Tetuán), Vicálvaro-Artilleros (Vicálvaro), García Noblejas (San Blas).

En cuanto al resto de municipios de la región, las que superan esa ratio son Alcalde Bartolomé González (Móstoles), Panaderas (Fuenlabrada), Las Fronteras (Torrejón de Ardoz), Villa del Prado (Villa del Prado), Sierra de Guadarrama (Collado Villalba) y Miguel Servet y Doctor Trueta (Alcorcón). Además, el área de Maria Curie, en el barrio de La Fortuna de Leganés, están en 932,44 por 100.000 habitantes.

El Ministerio de Sanidad lleva desde el viernes pasado reclamando una mayor contundencia en las medidas, pero el Gobierno de Ayuso ha preferido hasta ahora optar por el criterio más conservador en las restricciones por miedo a las consecuencias económicas de los nuevos confinamientos.

El Gobierno madrileño debate en estas horas la ampliación de las restricciones de horarios en la restauración y en el ocio, ya impuestas en las 37 áreas cerradas, a toda la comunidad. Hasta ahora todos los comercios de las 37 zonas básicas de salud afectadas por las restricciones específicas tienen que cerrar a las 22:00, a excepción de farmacias, centros de salud o gasolineras. Y tienen su aforo limitado al 50 por ciento. En el caso de la hostelería, la limitación de aforo al 50 por ciento afecta al interior y al exterior, y el consumo en barra está prohibido. En el resto de la Comunidad, los comercios pueden hasta ahora cerrar como muy tarde a la 1:00, y la restauración tiene su aforo limitado al 75 por ciento. Se permite consumir en barra, con una ocupación del 50 por ciento. El Ejecutivo regional valora si ampliar también las limitaciones de horario y aforos ya que quiere restringir al máximo los contactos sociales no imprescindibles, por motivos laborales o en el ámbito educativo.

La decisión final sigue pendiente de la evolución y el debate técnico, y puede incluir cambios cuando mañana se haga pública porque “la situación es muy cambiante”. Pero este es el escenario con el que trabajan en estos momentos.

El viceconsejero de Salud Pública y Plan Covid-12, Antonio Zapatero, anunció esta mañana en una entrevista de Carlos Alsina, en Onda Cero, que la situación de la pandemia en la Comunidad de Madrid se encuentra en un estado de “crecimiento sostenido”. También aclaró que las decisiones sobre nuevas restricciones se tomarán en función de los perímetros y núcleos poblacionales. “La decisión definitiva de esta cuestión la tendremos probablemente resuelta el viernes, si bien lo más importante de todo esto es tener claro que nada vale si no somos responsables con la distancia de seguridad, las medidas de higiene y, por supuesto, con la puesta de la mascarilla”.

Como las nuevas limitaciones a la movilidad afectan a zonas con una densa población, por eso a partir del lunes el Gobierno madrileño necesita el respaldo de las Fuerzas de Seguridad del Estado para garantizar el blindaje de los perímetros marcados y controlar mejor a aquellos que se saltan el confinamiento. El Ejército participará en labores de rastreo y de desinfección.