La animación más vanguardista

La Cineteca, en Matadero Madrid, ofrece la tercera edición de Animario, con las obras del género más atractivas que se han realizado en los últimos años y piezas de 2020

La animación siempre ha estado presente en las salas de cine gracias al empuje publicitario y al talento de maestros que ya tienen sellada en oro su rúbrica en la historia del cine como Walt Disney, John Lasseter, uno de los fundadores de Pixar, y otros aventureros de distintos países que también forman parte de un imperio que cosecha miles de millones de dólares al año. Ahí está Japón con el «anime», una de las industrias que ha hecho de este arte una de las más pujantes del mundo.

Sin embargo, por muy aparatosas que sean sus cifras de recaudación y su ascendencia entre el público, son una excepción. De forma subterránea y marginal hay un vivero de cineastas que se vuelcan en proyectos que raramente llegan a las salas comerciales. A ellos les dedica la Cineteca, en el Matadero de Madrid, la tercera edición de Animario, el festival internacional de Animación Contemporánea que, en esta ocasión, tendrá desde el 15 de octubre hasta el 25 un formato que conciliará las facetas presenciales y online, ya que se mostrará buena parte de su programación en la plataforma Filmin. En la sección competitiva están presentes 21 cortometrajes.

El «leitmotiv» de esta entrega nace de una reflexión del cineasta Jan Svankmajer, un maestro de la animación y con debilidad por el surrealismo, que escribió: «Me empecé a interesar por el tacto porque estoy convencido de que nuestro ojo está pervertido». No hay muchos argumentos para rebatirlo, puesto que donde se pone el ojo se pone la intención.

El sábado se podrá ver en la Competición Internacional de Cortometrajes (Sesión 2) «The Doll’s Breath» (2019), de los hermanos Stephen y Timothy Quay. Esta obra ha sido producida por Chistopher Nolan –sí, el director que está trayendo loco a más de uno por su última película «Tenet» (2020)– y cuyo argumento está inspirado en el relato «Las hortensias», del escritor uruguayo Felisberto Hernández. Ambos directores tendrán una sesión especial con una vídeo entrevista y varios de sus cortos de animación: «Stille Nacht 1: Dramolet» (1998), «Stille Nacht 2: Are We Still Married?» (1992) y «Maska» (2010).

Es especialmente interesante «Le long cri du train qui passe se glisse a un coeur des spectres el tout explose en silence» (2020). Rodada este mismo año por la canadiense Anne-Marie Bouchard, sólo utiliza un recurso: una grabación sonora –plena de evocaciones– que recuerda lo que significa un viaje, la necesidad de comunicarse, la soledad, la fragilidad, el deseo de libertad y la certeza, casi nunca pensada, de nuestra efímera existencia. Siete minutos le bastan para explorar el estado de ánimo que padece la sociedad global. No sin falta de humor, el español Coke Riobóo exhibe «Mad in Xpain» (2020). El título le hace un guiño a la saga de «Mad Max» para regocijarse en una España post apocalíptica en la que diferentes tribus luchan por hacerse con el control del único sustento existente: un vino tinto de calidad dudosa. ¿Les suena de algo? Y no es por el vino.