La Comunidad de Madrid destina 1,5 millones a la adquisición de medidores de CO2 para las aulas

El Gobierno regional transferirá esta cantidad a los colegios para que adquieran estos aparatos

Dispositivos de medición de la calidad del aire en el colegio La Salle La Paloma, en Madrid (España)Jesús Hellín Europa Press

La Comunidad de Madrid destinará 1,5 millones de euros para adquirir medidores de CO2 con el fin de conocer si la ventilación de las aulas frente al coronavirus es la adecuada.

Así lo ha anunciado este jueves el consejero de Educación y Juventud, Enrique Ossorio, durante una intervención en la Asamblea de Madrid, en la que ha informado de que el Gobierno regional transferirá esta cantidad a los colegios para que adquieran estos aparatos.

El consejero ha señalado que el Gobierno regional va a realizar esta inversión tal y como se recogen en las instrucciones remitidas esta semana a los centros educativos madrileños.

Según Ossorio, se trata de un documento “muy útil” para los equipos directivos de los centros y en el que se responde a las dudas sobre la correcta ventilación en las aulas, “un aspecto de máxima importancia en estas fechas en las que se empiezan a registrar bajas temperaturas”.

Como norma general, la Comunidad de Madrid recomienda la ventilación natural cruzada en los espacios cerrados para evitar la transmisión del coronavirus, así como la reducción de aforos y el uso de mascarillas. Por ello, se considera necesario abrir las ventanas 15 minutos al entrar en un aula y la ventilación continua en aseos.

Tal y como se explica en el texto remitido a los centros, el CO2 se genera por la respiración de las personas, con lo que en espacios cerrados tiende a incrementarse. El nivel del aire exterior es de 400 ppm (partes por millón), y un valor entre 500 ppm y 700 ppm sería considerado como aceptable, por lo que en caso de llegar a 800 ppm, la ventilación sería obligatoria.

Además, no resulta necesario instalar un medidor en cada clase, ya que se pueden utilizar las denominadas ‘aulas testigo’, que permiten definir el comportamiento de la concentración para espacios similares en superficie y ocupación.

En la inmensa mayoría de las dependencias donde se desarrollan actividades docentes es posible generar la ventilación natural cruzada, ya que disponen de ventanas o puertas exteriores.

Dado que los 15 minutos al inicio y al final de cada jornada y durante el recreo no es tiempo suficiente para ventilar las aulas, es necesario abrir puertas y ventanas en momentos en los que también estas se encuentren ocupadas, según las indicaciones de la Consejería de Educación y Juventud.

En el caso de registrarse temperaturas invernales extremas, es mejor realizar un mayor número de ventilaciones más cortas en lugar de tener todo el tiempo las ventanas parcialmente abiertas.

Además, los centros educativos de la región construidos después de 2007 cuentan con un Sistema Integrado de Ventilación (SIAV) que garantiza la calidad del aire, aunque no sustituye la ventilación natural que debe realizarse en las circunstancias actuales.