Bronca en Cibeles: «Millán Astray es un criminal de guerra»

El PSOE no consigue impedir que se cambie el callejero que fue avalado por el TSJM

El secretario general del Grupo Municipal Socialista en Madrid, Ramón Silva
El secretario general del Grupo Municipal Socialista en Madrid, Ramón Silva FOTO: PSOE PSOE

El concejal socialista y portavoz de Memoria Histórica Ramón Silva se encontró ayer con un anunciado final. Había llevado al Pleno de Cibeles una proposición para sustituir la denominación –avalada por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM)– de las calles Caídos de la División Azul, Hermanos García Noblejas, y General Millán Astray que, como era previsible, fue rechazada en bloque por PP, Ciudadanos y Vox y no salió adelante pese al apoyo de PSOE y Más Madrid.

El socialista, que durante su intervención repudió la defensa de «esos criminales de guerra» a los «que se está devolviendo una calle», se refirió a sus oponentes en el hemiciclo como «patriotas de plastilina» y señaló que Madrid «no puede permitirse recuperar de nuevo nombres vinculados a la dictadura franquista». Su iniciativa y sus alusiones desataron las críticas e hicieron subir la tensión en la sesión ordinaria del mes de junio.

El presidente del Pleno y concejal del PP Borja Fanjul esgrimió las «seis sentencias» favorables para atacar al PSOE por decir «que lo aprobado por este Pleno quiebra el principio de legalidad y vulnera el ordenamiento jurídico». Fanjul insistió en que, como parte, están obligados a cumplir los fallos judiciales, tres de ellos sobre la calle Caídos de la División Azul, dos en referencia a la vía Millán Astray y uno por Hermanos García Noblejas.

El edil apuntó que las sentencias «coinciden en que no hay reconocimiento al franquismo y sí que hicieron una chapuza [por parte de Ahora Madrid], apoyados por ustedes [el PSOE] en su revisionismo». «No seremos cómplices para arreglar su chapuza», insistió, para censurar a continuación la «desconexión absoluta con el electorado» y la «falta de inteligencia emocional» del PSOE por traer «una vez más» una proposición de estas características que «no afecta nada al día a día de los madrileños, con la que está cayendo en Madrid».

Fanjul remató sus palabras con un recordatorio en forma de sentencia: «La Guerra Civil no la ganó nadie». «Era una guerra fratricida entre hermanos. Los únicos que pierden son ustedes. Han pasado más de 80 años. No hagan revisionismo histórico».

Por su parte, el portavoz de Vox, Javier Ortega Smith, cargó contra «la ley de desmemoria histórica, de manipulación histórica», y respecto a las calles defendió que son denominaciones que «recuerdan a quienes murieron por sus ideales».

La concejala de Ciudadanos Sofía Miranda criticó una iniciativa «que no mejora la vida de los madrileños». Por el contrario, la edil de Más Madrid Pilar Sánchez consideró que ese tipo de argumentos «es doloroso para las víctimas del franquismo». La concejala defendió que una moción así «no va de revanchismo sino de memoria y democracia».

El Pleno tuvo su eco en aludidos como la familia García-Noblejas o la Plataforma Patriótica Millán Astray, firme defensora de la figura del fundador de la Legión.

José Antonio García-Noblejas, sobrino en segundo grado de los hermanos García-Noblejas, asegura en declaraciones a LA RAZÓN que «la Ley de Memoria Histórica no se puede aplicar a esta familia, porque su caso no cabe dentro de los tres supuestos que recoge el artículo 15» de la norma. Repudia además que «el concejal socialista se permita calificar» a sus antepasados como «asesinos, cuando ellos [excepto los que marcharon a la División Azul] fueron asesinados en 1936». Lamenta también que [Ramón Silva] «en su ignorancia», diga que «eran militares que se sublevaron el 18 de julio, cuando no es verdad, ya que no fueron militares y no se levantaron contra nadie, porque murieron asesinados». Respecto a los dos hermanos García-Noblejas que se fueron a la División Azul, recuerda que lo hicieron «en 1941, dos años después de acabada la Guerra Civil».

Mientras, desde la Plataforma Patriótica Millán-Astray muestran su «más enérgica repulsa ante las graves acusaciones» de Silva «vertidas hacia la persona del general Millán-Astray», al que recuerdan como «héroe en Filipinas y Marruecos y gestor de una gran labor social en el Madrid de la posguerra».

La hermandad de veteranos legionarios «invita» al concejal socialista, «como le han recordado y afeado portavoces de otros grupos políticos, a medir bien el concepto y uso del término “indignidad” después del germen de división y fracción social al que las políticas de su partido están conduciendo a España».

“Circunstancias excepcionales debidamente justificadas”

El Pleno de Madrid celebrado el 28 de abril de 2017 aprobó eliminar 52 nombres de vías y plazas que homenajeaban a personas o acontecimientos relacionados con la sublevación militar del 18 de julio de 1936, la Guerra Civil o el franquismo. Con este acuerdo se daba conformidad a la propuesta del Comisionado de la Memoria Histórica. El acuerdo se alcanzó con el apoyo de Ahora Madrid, PSOE y Cs. El PP se abstuvo. Posteriormente llegarían los recursos que han llevado a los tribunales a anular los cambios aprobados en Caídos de la División Azul, General Millán Astray y Hermanos García Noblejas. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) entiende que en esta serie de modificaciones no es de aplicación el artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica, por la que se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la dictadura.
La ordenanza reguladora de la denominación y rotulación de vías, recordaba el PSOE en su tentativa para echar atrás la reposición de placas, permite modificar los nombres preexistentes atendiendo a “circunstancias excepcionales que se hallen debidamente justificadas”.