España

20-D

Begoña Trigo, candidata al ICAM: “Somos independientes. Vamos sin mochila a las elecciones”

La candidatura de la abogada madrileña propone mejorar las retribuciones del turno de oficio y defiende “abrir las puertas y las ventanas del Colegio para democratizarlo”

La abogada Begoña Trigo (izda.), candidata a la presidencia del ICAM, junto a su número dos, Lourdes Pulido, en la presentación de su candidatura
La abogada Begoña Trigo (izda.), candidata a la presidencia del ICAM, junto a su número dos, Lourdes Pulido, en la presentación de su candidaturaLa Razónfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@1d2f781d

La abogada Begoña Trigo, candidata a presidir el Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) acude a la cita electoral del próximo 20 de diciembre enarbolando la bandera del turno de oficio y de los pequeños despachos. En la puesta de largo de su candidatura, la abogada madrileña ha asegurado que su lista es la que “está más sensibilizada con los problemas de la Abogacía”.

Acompañada por su número dos, la letrada Lourdes Pulido, y por varios integrantes de su candidatura, Trigo ha hecho hincapié en la independencia de su lista. “No estamos financiados por ninguna empresa. Somos independientes. Vamos sin mochila a las elecciones”, ha insistido.

Trigo ha asegurado que la desafección de los colegiados respecto al ICAM (que se plasma en que apenas un diez por ciento vota en las elecciones) “es el problema fundamental que tenemos los abogados”. Una carencia que, según su opinión, se debe a que “las últimas juntas directivas están muy lejos del 90% de los abogados ejercientes. No son representativas, porque están conformadas por abogados de grandes despachos. El abogado que llega al juzgado y tiene que esperar tres horas, que le contesta mal el funcionario, etc., mira la foto de la Junta Directiva y piensa: ¿y yo qué pinto aquí?”. “Llevamos diez años sin solucionar problemas importantes. Esa desafección es normal y yo la entiendo. Es necesario que participen para que podamos tomar decisiones a través de una Junta que represente a todos los abogados”.

En relación a esa brecha entre los colegiados y el ICAM, Lourdes Pulido se ha quejado de que “cuando vas a una Junta sientes que tu voto no sirve para nada. Por eso hay que abrir las ventanas y las puertas del Colegio y democratizar el ICAM”.

Un departamento para las reclamaciones de Hacienda

Trigo propone un nuevo sistema de retribuciones con una retribución fija y otra variable. Nos parece un sistema más justo y que refleja el trabajo efectivamente realizado. Del mismo modo, reclama una actualización del IPC de esas retribuciones, “que no se ha actualizado desde el año 2003″. “Estamos acostumbrados en el turno de oficio a estar años con un asunto y cobrar 300 euros. Da igual que el procedimiento dure uno o dos días o tres años”, ha explicado.

Dentro del propio turno de oficio, apuesta por crear un departamento específico “exclusivo para abordar reclamaciones realizadas por Hacienda” con el objetivo de combatir la “voracidad de los funcionarios que tratan de ganarse el bonus del Ministerio”.

Otra de sus propuestas también está muy ligada al día a día de los juzgados: establecer un máximo de espera de treinta minutos en las comparecencias judiciales. “Tras ese tiempo, el abogado podrá marcharse y el Colegio debe respaldarle”, defiende en su programa. Igualmente, quiere crear un departamento que ayude a los colegiados a cobrar las minutas, una iniciativa que piensa sufragar con un porcentaje de las facturas cobradas por este medio.

Cuestiona el papel del juez en las bajas

Su candidatura cuestiona del mismo modo que sea el juez quien decida “a discreción” si una baja médica es suficiente para suspender una vista, por lo que propone que se regulen los motivos por los que se puede suspender una comparecencia a través de un catálogo de situaciones.

Lourdes Pulido, candidata a vicedecana, ha recordado que ha tenido que acudir a alguna vista “con los dos brazos escayolados”. “No tenemos por qué pasar por un examen médico forense. No tengo por qué justificar cuál es el motivo de mi baja. Eso no le interesa a un juez”, ha denunciado. “Se tiene que valorar que hay un informe médico que dice que esa persona está de baja y no se debe discutir”, ha añadido.

Representación en el Consejo de la Abogacía

La letrada ha defendido asimismo que los abogados tengan “voz propia” en el Consejo General de la Abogacía Española (CGAE). “El Consejo a quien representa es a los decanos. No está representada la sensibilidad de los abogados. Nosotros votamos a los decanos y son ellos los que conforman esa institución que, además, no podemos fiscalizar”, se ha quejado el abogado Antonio Alberca, otro de los integrantes de la candidatura de Trigo, que ha reclamado que se modifiquen los estatutos del CGAE.

Combatir la precariedad juvenil, instituir un departamento de salud mental para resolver los problemas psicosociales de los letrados y abrir un buzón telemático para que los colegiados puedan aportar sus contribuciones son otras de las promesas electorales de Trigo en su programa.

Otros seis candidatos se disputan la presidencia del ICAM: Eugenio Ribón, al frente de la plataforma «Compromiso Abogacía»; Raúl Ochoa; el candidato de “Ahora Abogacía” Juan Gonzalo Ospina (los tres han formado de la actual Junta del Colegio); el ex director general de la ONCE Miguel Durán; Ángeles Chinarro, respaldada por la Asociación Libre de Abogados y Abogadas (ALA), y Beatriz Saura.