La energía solar, el lado esperanzador de la crisis de la Covid-19

La empresa de alimentación para mascotas Golden Pet Food estima que ahorrará al año unos 50.000 euros y 149 toneladas de CO2 tras instalar paneles fotovoltaicos de Telefónica Empresas en su planta de Toledo

La energía solar se consolida como una oportunidad para superar la crisis económica, sanitaria y climática, según la ONUMonty RakusenGetty Images/Cultura RF

La crisis de la Covid-19 está afectando a todos los ámbitos de nuestra vida. Tras esta pandemia, expertos y analistas internacionales auguran nuevas reglas en las relaciones comerciales o los hábitos de consumo. En este contexto, pocos sectores se libran de sufrir los efectos de esta crisis. Sin embargo, y mientras que el sector de los combustibles fósiles es duramente golpeado, las energías renovables han alcanzado su punto de máxima rentabilidad, de acuerdo con un nuevo informe publicado, hace unos días, por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

La ONU ve en la energía fotovoltaica una oportunidad para acelerar, entre todos los agentes políticos, sociales, económicos y empresariales, la transición hacia una economía baja en carbono, más verde, próspera y saludable. Una palanca de crecimiento que nos ayude a salir de esta crisis sanitaria, medioambiental y económica.

Centrándonos, por ejemplo, en la instalación de paneles solares para empresas (actividad en la que ha desembarcado el gigante Telefónica Empresas, con sus soluciones Eco Smart), vemos que este tipo de proyectos pueden ayudar a los consumidores y a la sociedad española, en general, a superar esta crisis desde tres ámbitos diferentes: el social, el económico y ambiental, ayudando en la consecución de los compromisos adquiridos a nivel internacional en la lucha contra el cambio climático.

Además, la instalación de paneles solares permite abaratar la factura eléctrica en estos momentos en los que el ahorro es esencial. Los retornos de inversión son muy competitivos. En Telefónica Empresas, por ejemplo, estudian el plan óptimo para cada superficie y posibilitan opciones de financiación ajustadas a cada cliente, de tal forma que los ahorros pagan el proyecto desde el primer día.

Es el caso del proyecto diseñado para Golden Pet Food, empresa especializada en la economía circular de alimentación para animales, que pertenece al grupo Gracesa. Alberto Navarro, su CEO, decidió hace un año pasarse a las renovables y digitalizar su empresa, para prepararse de cara al futuro, y afirma: «Hemos elegido a Telefónica porque ofrece soluciones globales e integrales: digitalización de la empresa, mejora en las telecomunicaciones, cloud computing, placas solares... Tiene esa ventaja con respecto a su competencia: que llega a todos los ámbitos».

Navarro estima que el ahorro anual de su compañía rondará los 50.000 euros respecto a la alternativa de consumir electricidad directamente de la red. «El dato real no lo vamos a saber hasta el año que viene, porque dependerá de la meteorología. Aun así, las ventajas son diversas. Lo primero es que dejas de tener una dependencia total de la red eléctrica. Ya no estás supeditado a averías y microcortes que pueden afectar tu producción. Lo segundo, es que el ahorro es vital. Puedes vender el excedente de energía, el retorno de la inversión es rápido (comienza desde el primer día) y la vida útil de los equipos es de entre 22 y 25 años (amortizados, en mi caso, en los primeros 7 años o antes). Por último, la instalación de energías renovables aporta a tu empresa un valor añadido. Son todo beneficios desde el primer momento», asegura Navarro.

Los paneles diseñados para Golden Pet Food irán instalados en la cubierta de la planta industrial que construye en Toledo y tendrán una capacidad de generación de 570kWp. Con esta solución, la compañía generará unos 480MW por hora anuales; el equivalente al consumo eléctrico anual de 138 hogares. Se trata de una solución Eco Smart, que permite utilizar energía 100% renovable, desplazando parte del consumo eléctrico que el cliente tomaba de la red. Así, Golden Pet Food evitará la emisión de, aproximadamente, 149 toneladas de CO2 al año: lo mismo que plantar 2.464 árboles.

EL SOL, TAMBIÉN EN CASA

En unos años, España ha pasado de quedarse rezagada en el aprovechamiento de la fuerza del sol a vivir un «boom» de la energía fotovoltaica, pero no sólo en las grandes empresas, sino que también se ha disparado a nivel doméstico. El mayor atractivo de esta opción es que el coste medio de una instalación individual puede amortizarse en unos años. El denominado autoconsumo eléctrico permite autoabastecerse de energía e, incluso, aprovechar la sobrante para venderla a la red pública y encontrar así una fuente de ingresos con la que capear la crisis económica que nos azota en estos tiempos de pandemia.

En definitiva, el sector fotovoltaico y de autoconsumo tiene perspectivas importantes a medio y largo plazo, por lo que seguirá siendo rentable invertir en él, según analistas internacionales, contribuyendo así además a luchar contra el cambio climático, ser autosuficientes y, en definitiva, estar más preparados ante posibles crisis como la de la Covid-19.