Economía

Año negro: se venden un 32% menos de coches que en 2019

En 2021 solo creció el mercado el 1% y en diciembre las matriculaciones cayeron un 18,7%

Las matriculaciones de automóviles en el mercado español durante el pasado año ascendieron a 859.477 unidades, lo que supone un ligero incremento de únicamente en 1% respecto a 2020, pero una caída del 32% frente a las cifras de 2019, último año antes de la pandemia y con un mercado normalizado. Habría que remontarse a 2014 y los años anteriores, en la crisis anterior, para encontrar cifras tan bajas como las registradas en estos dos últimos ejercicios.

Matriculaciones
Matriculaciones FOTO: José Luis Montoro

Durante el año 2021 la cantidad total de coches vendidos en nuestro país ascendió a 851.210 unidades. Una cifra sólo ligeramente inferior a la del año que acaba de terminar, pero supone un descenso de aproximadamente la tercera parte si la comparamos con los 1,26 millones de coches que se vendieron en 2019. Si en 2020 el mercado se vio perjudicado por el confinamiento y el cierre de las factorías, el año que acaba de terminar ha sido marcado por la falta de abastecimiento de los microchips y por la crisis económica general. Hay que señalar que desde el año 2015 el mercado nacional cierra normalmente sus ejercicios con cantidades por encima del millón de unidades.

Especialmente significativo es el descenso registrado en el pasado mes de diciembre, que fue del 18,7% frente a las unidades vendidas en el mismo mes de 2.020. Concretamente, 86.081 vehículos frente a los 105.840 registrados doce meses antes. Ello ha sido debido especialmente a la crisis de los semiconductores, que han dejado desabastecidos a los concesionarios. Mientras que en años anteriores las ventas se disparaban en los últimos días de diciembre, el año pasado no ha podido ser así. En diciembre tradicionalmente los concesionarios vendían coches con ofertas especiales para cubrir los objetivos de ventas del año y así poder cobrar las comisiones pactadas en los contratos. Sin embargo, el 2.021 no ha podido ser así. La falta de suministro de vehículos por parte de casi todas las marcas ha frenado este empujón final de ventas.

El descenso general de matriculaciones durante el año ha afectado a casi todos los sectores comerciales. Vemos que la demanda de particulares cayó en el conjunto del año pasado un total del 12,8%, y solo supusieron 372.637 coches. Las compras de las empresas crecieron ligeramente, un 2,1% hasta llegar a las 334.5124. Pero quienes apuntaron un mejor comportamiento fueron las empresas de alquiler de coches, cuyos pedidos aumentaron en un 58.5% hasta alcanzar las 152.326 unidades. Ello es debido a que el sector turístico, completamente parado durante el ejercicio de 2.020, comenzó a activarse en los primeros meses de 2.021 y las empresas de rent-a-car realizaron sus pedidos confiados en la llegada a España de turistas extranjeros. En el último mes del año, las entregas de turismos y todoterrenos en el canal particular descendieron un 19,4%, hasta 41.814 unidades, mientras que en el canal de empresas cayeron un 13,7%, con 40.204 unidades. Las firmas de alquiler matricularon 4.063 vehículos el mes pasado, un 45% menos.

Ante esta situación, fabricantes e importadores han pedido repetidamente la Gobierno una serie de medidas para poder recuperar el mercado interior y así poder asegurar la supervivencia de un sector que mantiene 17 factorías en el territorio nacional, supone más del 11% del PIB nacional y casi el 10% del empleo. En opinión de los fabricantes, la pandemia, la incertidumbre y la crisis económica subsiguiente y la escasez de microchips a nivel global han impedido que 2021 sea el año de la recuperación para las matriculaciones de coches. A esta crisis derivada de la pandemia se han sumado la escasez de producto por la falta de semiconductores y los cuellos de botella en la logística, y aunque los fabricantes han traído nuevos modelos más eficientes al mercado, piden a las autoridades sistemas para estimular la demanda y la descarbonización con otras herramientas, como las infraestructuras de recarga y la renovación del parque automovilístico, que cierra el año con una edad media superior a los 13 años.

Los empresarios del sector del motor manejan para este ejercicio dos escenarios. El optimista estima que se matricularían alrededor de 970.000 unidades, lo que supondría un crecimiento de las matriculaciones del 13%. En la posición más pesimista sitúa las vetas en el entorno de las 900.000 unidades. Y es que los fabricantes ven como la crisis de los semiconductores parece que se prolongará durante todo el presente año. Una situación que mantendrá la merma en la producción y los paros parciales en las factorías. Una situación negativa a la que se sumarían, según sus palabras “los efectos de la falta de voluntad política para neutralizar la subida del impuesto de matriculación”. Y es que, a pasar de las continuas peticiones de que el Gobierno no subiera los impuestos de matriculación de coches nuevos hasta que la crisis fuera superándose, desde el pasado uno de enero han entrado en vigor las nuevas tasas que suponen un incremento que podríamos calcular entre 1.500 y 3.000 euros en un coche de tipo medio que, como ocurre en la mayoría de los casos, superen un nivel de emisiones de 120 gramos. Respecto al comportamiento del mercado en el año pasado por tipo de combustible, los modelos de gasolina coparon casi la mitad de las ventas en España, con una penetración del 45,1%. En diciembre, tras ir perdiendo cuota durante el año y ser superado por otros sistemas de propulsión, alcanza el 38,3%. El diésel, por su parte, cerró el ejercicio pasado con una representación del 19,9% y del 20,9% en diciembre, al tiempo que el resto de los sistemas de propulsión supuso el 34,9% de las ventas en el conjunto de 2021 y el 40,8% en el último mes del año pasado.

En este último apartado se incluyen, entre otros como gas o GLP,… los vehículos electrificados, es decir, eléctricos puros e híbridos enchufables. Durante el último ejercicio han tenido un crecimiento porcentual espectacular del 62,7% si bien por el momento, sus cifras no son muy significativas en el conjunto del mercado nacional, ya que solo han supuesto un total de 67.134 unidades, la mayoría de ellas de vehículos PGEV, es decir, híbridos enchufables. Los fabricantes confían en que en el presente ejercicio puedan alcanzarse ya las cien mil unidades con estos dos tipos de motorizaciones.

SEAT, líder

Una vez más Seat ha sido la marca que más coches ha matriculado en el mercado nacional, con un total de 70.523 unidades, por delante de Peugeot que fue el primero en diciembre y logró vender en el conjunto del año un total de 67.266 modelos. Las siguientes posiciones fueron para Toyota, Volkswagen, Hyundai, Kia y Renault.

Por modelos, se ha producido casi un empate en cabeza. El más vendido fue el Seat Arona, con 21.946 unidades, pero seguido muy de cerca por el Hyundai Tucson, que consiguió 21.258 matriculaciones. Ambos desplazaron de la primera plaza al Dacia Sandero, que la había conseguido en el año 2.2020 y que ha cerrado el ejercicio con un total de 20.419 ejemplares. Por detrás encontramos a modelos como el Peugeot 2008, Toyota Corolla, Peugeot 3008 y Seat Leon.

En los últimos meses la crisis de los semiconductores ha favorecido a algunas marcas, como Hyundai o Kia, o a determinados modelos, como es el caso del Hyundai Tucson. Este SUV, lanzado al mercado en verano, se ha favorecido de la circunstancia de no tener prácticamente restricciones en las entregas ya que el grupo coreano no ha sufrido los problemas de suministros de otras marcas. Con ello, ha conseguido captar muchos clientes de otras marcas.