La contaminación regresa a la Región de Murcia

Lorca es una de las localidades más afectadas, y se recomienda tomar algunas precauciones para evitar dolencias derivadas de la masa de aire contaminada

Gráfico de la Dirección General de Medio Ambiente Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente.
Gráfico de la Dirección General de Medio Ambiente Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente.

Las partículas PM10 de polvo africano ha regresado a la Región de Murcia. Así lo ha confirmado la Consejería de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente al informar la evolución de la nube de polvo, como consecuencia de la intrusión de una masa de aire registrado en las estaciones de la Red de Vigilancia de la Calidad del Aire en la Región.

“Si la situación sigue manteniéndose a lo largo de la tarde, se superarán los niveles establecidos en el protocolo marco de actuación municipal para este tipo de partículas”, explicó esta mañana el director general de Medio Ambiente, Francisco Marín.

Desde la Dirección General de Medio Ambiente se recomienda seguir los consejos explicados durante los últimos días, como la utilización del transporte público como sustitución al uso de los vehículos particulares, realizar conducciones eficientes en caso de que sea necesario, evitar actividades al aire libre que requieran un gran esfuerzo físico y no realizar acciones como la quema de restrojos, trabajos en obras o arados de zonas rurales.

Lorca ha sido una de las localidades más afectadas por esta masa de aire, y según ha informado el concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento, José Luis Ruiz, es necesario tomar algunas precauciones para evitar dolencias derivadas de la contaminación.

Entre ellas, se pide bajar la temperatura de la calefacción de las casas y edificios públicos, minimizar el consumo energético; el uso compartido del coche privado; la utilización del transporte público en los desplazamientos, evitar la quema de rastrojos y márgenes agrícolas o el uso de aparcamientos disuasorios en las afueras de la ciudad; evitar en la medida de lo posible; las paradas y los arranques bruscos, realizando una conducción eficiente; así como otras medidas preventivas en relación con la salud, como no realizar ejercicio físico intenso al aire libre.