Salud se blinda en la segunda ola: caen un 63 % los contagios de sanitarios

Durante los últimos meses el Servicio Murciano de Salud ha elaborado un protocolo de actuación con el que proteger tanto a los pacientes como a los profesionales

Tras ocho meses luchando contra la pandemia, los profesionales sanitarios de la Región han aprendido a blindarse contra los riesgos de la Covid-19Juan Carlos CárdenasEFE

Ocho meses dan para mucho, y más si se trata de afrontar la pandemia del coronavirus desde el punto de vista sanitario. Durante todo este tiempo, los profesionales han aprendido a blindarse, a prepararse, a elaborar protocolos con los que poder hacer su trabajo sin que suponga un riesgo para ellos mismos. Y aunque en muchos casos el virus de la Covid-19 resulta mucho más esquivo, la sanidad murciana ha conseguido reducir considerablemente el número de contagios entre los profesionales sanitarios. Según datos de la Consejería de Salud a los que ha tenido acceso LA RAZÓN, la cifra de profesionales sanitarios del Servicio Murciano de Salud (SMS) contagiados por coronavirus se ha reducido un 63,3 por ciento durante esta segunda oleada pandémica con respecto a la primera.

Una cifra que, de forma pormenorizada, afectó a 59 facultativos durante la primera oleada pandémica que dieron positivo a las pruebas PCR, frente a los 22 notificados durante estos meses tras el verano.

Por su parte, el SMS sufrió la baja de 80 enfermeros que dieron PCR positivo a la Covid durante la primera oleada, frente a los 29 casos de afectados que se han registrado durante estos últimos meses.

Unos datos que también pueden extrapolarse con el ámbito nacional, después de que España haya detectado desde el 11 de mayo un total de 6.499 trabajadores positivos mediante pruebas PCR y test serológico, frente a los 145 profesionales sanitarios del SMS desde la misma fecha.

Estas cifras no son casualidad ya que durante estos últimos meses Salud ha elaborado una serie de protocolos de actuación con los que poder proteger tanto a los sanitarios como a los propios pacientes.

El desabastecimiento que se vivió durante la primera oleada dejó en crisis varios de los centros hospitalarios en los que se reclamaban batas, mascarillas, guantes y todo tipo de EPIS (Equipos de protección individual) con los que poder evitar cualquier tipo de transmisión del virus.

Ahora, los profesionales cuentan con un número de teléfono (900-102253) al que poder acudir para resolver dudas acerca del protocolo de actuación, así como diversas guías elaboradas por profesionales epidemiólogos de la Consejería para saber cómo desinfectar el material sanitario, cómo proceder a la toma de muestras, y cómo prepararse antes de entrar a cualquier habitación con pacientes Covid.

Tras el confinamiento domiciliario del primer estado de alarma, los casos consiguieron caer de forma drástica en todo el conjunto del país, y con especial incidencia en la Comunidad, ya que fue una de las menos afectadas durante la primera oleada.

No obstante, fue durante el periodo de verano cuando la Comunidad comenzó a registrar un cierto repunte de los contagios, y ha sido en las últimas semanas cuando los principales dirigentes como el consejero de Salud, Manuel Villegas, ha alertado de cierto «colapso» en los hospitales debido al incremento de los casos.

Precisamente, el pasado viernes el portavoz del Comité de Seguimiento Covid, Jaime Pérez, alertó de que el número de pacientes en camas UCI había llegado a su límite, obligando a poner en marcha las actuaciones previstas para ampliar las camas si seguía creciendo el número de ingresos. «Quedarnos en casa y restringir la vida social, por mucho trabajo que nos cueste, debe ser nuestra máxima prioridad».

De hecho, aseguró que esta petición es la que reclama el propio sector sanitario, compuesto por más de 27.000 profesionales que ven cómo de nuevo se repite el mismo patrón que durante los primeros meses del año.