Oscurantismo contra Madrid

No sé qué instrumento jurídico quiere aplicar el PSOE y Podemos para destruir a Ayuso y su gobierno, pero deberían ir con cuidado porque las consecuencias pueden ser muy graves

La crisis institucional es grave, pero todavía lo puede ser más en función de la decisión que adopte el gobierno social-comunista. A estas alturas no se entiende la ofensiva contra Madrid y su gobierno teniendo en cuenta que hace justo una semana se reunieron Sánchez y Ayuso en un intento por trabajar conjuntamente contra la pandemia. No hay que olvidar que la izquierda lleva muchas semanas agitando la calle, movilizando a sus asociaciones y, sobre todo, amenazando y buscando apoyos para presentar una moción de censura. No parece que estas tres cuestiones sean una muestra de colaboración. A los pocos días de la reunión todo saltó por los aires y se quiere actuar contra Madrid de forma distinta a lo que se ha hecho con otras autonomías.

La actitud del ministro de Sanidad es que se tiene que hacer lo que él quiera y la pregunta obvia es saber qué comité científico y qué reglas de actuación avalan su deriva autoritaria. No he encontrado en el BOE la norma que establezca las reglas de funcionamiento. Esto permite afirmar que se actúa con arbitrariedad y oscurantismo.

La Constitución establece la interdicción de la arbitrariedad de los poderes públicos. Es evidente que estamos asistiendo a una escandalosa vulneración del espíritu del artículo 9.3, ya que se actúa sin fundamento estableciendo diferencias entre territorios que se encuentran en circunstancias similares. Es verdad que se utiliza la excusa de la importancia de la comunidad, pero esto no puede sustentar esa actitud arbitraria y oscurantista. El segundo aspecto increíble es que se arremeta contra Madrid que es quien tiene las competencias y los expertos mientras se pone ahora en el otro platillo de la balanza un ministro sin experiencia sanitaria al que le dieron la cartera como premio de consolación y un médico que ni siquiera es doctor colocado en el cargo por motivos políticos.

Esta es la «Ciencia» que quiere poner en marcha el asalto contra Madrid. Es tan increíble como impresionante. La consejería madrileña está formada por casi 90.000 profesionales sanitarios, cuenta con 430 centros de salud y 34 hospitales mientras que en el otro lado esta Illa y un pequeño grupo de funcionarios. No sé qué instrumento jurídico quiere aplicar el PSOE y Podemos para destruir a Ayuso y su gobierno, pero deberían ir con cuidado porque las consecuencias pueden ser muy graves, así como crear un conflicto irreversible con la oposición que durará toda la legislatura.