Opinión

Los linchamientos digitales o la cultura de la cancelación

La libertad de prensa: de la restauración a la actualidad

Mucho ojo a las pantallas
Los linchamientos digitales o la cultura de la cancelación. EFE/ Miguel Angel Molina FOTO: Miguel Angel Molina EFE

Ha surgido la cultura de la cancelación, que es la adaptación de lo que antes hacía el comunismo. Es una nueva inquisición sectaria, pura y dura que se expresa a través de las redes sociales. El ejemplo son los comunistas contra Solzhenitsin o determinados colectivos contra la escritora J. K. Rowling. La sociedad ha aceptado que las redes sirvan como un vertedero para insultar o demoler a una persona o una institución. Es algo que necesita una regulación que garantice los derechos constitucionalmente garantizados. Se han aceptado unos niveles de agresividad y violencia que no eran posibles cuando solo existían los periódicos, las radios y las televisiones.

Los mensajes de odio se han convertido en un grave problema en este nuevo mundo digital. Hay personas que han tenido que llegar al extremo de tener que cerrar sus redes. Unas veces porque en algún momento vertieron comentarios incorrectos o desafortunados y en otras porque algo que han dicho o escrito no gusta a los nuevos inquisidores ideológicos. Estos talibanes tienen una gran capacidad de actuación desde la más absoluta impunidad. ¿Qué lleva a que haya gente que se saca la máscara y actúa de esa forma? ¿Es una nueva forma de censura? Es una limitación clara de la libertad de expresión y el propio funcionamiento de las redes sociales o algunos medios digitales de información hace difícil poderse defender. El problema es que unas pocas personas pueden decidir castigar a quien quieran movidos por intereses conocidos o desconocidos. Una simple antipatía u objetivo económicos pueden míticas esas campañas. Es muy difícil, por no decir imposible, defenderse eficazmente de los delitos de odio o de estas campañas de linchamiento. Es lo que sucedía en el pasado con los libelos y panfletos anónimos. La escritora J. K. Rowling sufrió la lapidación por sus posiciones acerca del sexo como condición biológica. El colectivo transexual reaccionó con gran violencia que la acusaron de transfóbica e incitar al odio.

La libertad de prensa: de la restauración a la actualidad (1874-2022). Discurso realizado por Excmo. Sr. Dr. D. Francisco Marhuenda García en el Acto de su Toma de Posesión como Académico de Número el día 16 de marzo de 2022.