MENÚ
jueves 15 noviembre 2018
12:48
Actualizado

Dinero y poder

Image

Tiempo de lectura 4 min.

28 de agosto de 2018. 03:30h

Comentada
Tomás Gómez 28/8/2018

EE UU es el país más poderoso del mundo y las consecuencias de lo que hace y decide las pagamos todos, seamos o no norteamericanos. Donald Trump siempre ha sido un hombre peligroso que ha pensado que su dinero lo podía comprar todo y al frente de Estados Unidos se ha convertido en la bomba nuclear de los nuevos tiempos.

No es el primer presidente estadounidense que se ha visto envuelto en un escándalo de índole pública o personal, desde el propio George Washington, que fue acusado de tener hijos con una esclava que trabajaba en las plantaciones de su hermano, hasta el Watergate de Nixon, pasando por el sonoro escándalo del presidente Clinton y su becaria.

Sin embargo, hay algo que hace diferente al Sr. Trump. Hay quien cree que es su actitud avasalladora ante los demás, recuerden aquel empujón al primer ministro de Montenegro, otros hacen hincapié en su peligroso populismo y sus ideas sobre la inmigración o sobre la economía.

Pero lo que hace del Sr. Trump un hombre realmente peligroso es su creencia de que el dinero todo lo puede. Igual que decide cuál debe ser su próximo coche o su próximo negocio, intenta adquirir el resto de las cosas que le apetecen.

Llegó el día que quiso la Casa Blanca y puso toda la carne en el asador, le dio igual quienes fueran sus compañeros de viaje. Uno de los problemas a los que se enfrenta en la actualidad es la implicación de su ex jefe de campaña, el Sr. Manafort que ha sido declarado culpable de ocho cargos, con la trama rusa de participación en la campaña presidencial y el escándalo de los datos de Facebook.

El Sr. Comey, director del FBI cesado por el Sr. Trump, ha insinuado en varias cadenas televisivas que el Sr. Putin tiene maniatado al presidente a cuenta de un suceso con prostitutas en Moscú.

A todo este camino de asuntos espinosos, se ha sumado en los últimos días la confesión del que fuera abogado personal y de confianza del Sr. Trump, que asegura que pagó a dos mujeres, por instrucciones de su cliente, para silenciar el relato sobre sus relaciones sexuales con él.

Los demócratas ya han han empezado a hablar del impeachment, el juicio político con el que se puede destituir al presidente de los EEUU. Sin embargo, con la amplia mayoría republicana, tanto en el Congreso como en el Senado, es muy improbable que prospere esta iniciativa.

Pero el Sr. Trump tiene demasiados problemas como para que no vayan haciendo mella en su valoración pública y los republicanos leales hoy pueden dejar de serlo cuando se acerquen sus procesos electorales. Es ahí donde se hace más peligrosa una persona como él.

La primera reacción ha sido tensionar de nuevo las relaciones con Corea del Norte, acusándole de incumplimientos en materia nuclear. El presidente de EEUU ha ordenado cancelar el viaje de su secretario de Estado previsto para la próxima semana. Cuando al Sr. Trump le aprieta el zapato en su casa, busca desviar la atención buscando conflictos internacionales.

Europa debería estar atenta al desarrollo de las relaciones entre China, Rusia y EEUU a cuenta de Corea del Norte, del Sr. Trump se intuye que le dan igual los medios para lograr sus objetivos y el presidente de Estados Unidos dispone de muchos medios.

El mundo empresarial debe circular por un camino diferente al de los poderes públicos. Cuando negocios y gobierno se mezclan se forma un cocktail molotov. Tan tóxicos son lo que llegan a la política para enriquecerse como los millonarios que entran en ella para tomar más poder.

Últimas noticias