Religión

Benedicto retira su nombre del libro sobre el celibato

Una polémica autoría tras publicarse la supuesta participación del Papa emérito en el ensayo el Vaticano, afirmó que se trataba de una «contribución filial»

Los editores debieron apresurarse ayer para modificar el libro «Desde lo profundo de nuestro corazón», que está previsto que salga publicado hoy en Francia. Hasta hace unas horas, Benedicto XVI ponía su rostro y su firma a unas polémicas declaraciones sobre el celibato que fueron entendidas como una injerencia en el pontificado de Francisco, quien debe pronunciarse próximamente sobre la posibilidad de que hombres casados ejerzan los sacramentos en lugares remotos donde no llegan los curas. Sin embargo, tras día y medio de desmentidos y acusaciones cruzadas, el libro no llevará la firma de Benedicto. Tampoco aparecerá en la introducción ni en las conclusiones.

Publicidad

Su secretario personal, el arzobispo alemán Georg Gänswein, le pidió ayer al cardenal guineano Robert Sarah, responsable del volumen, que no incluyera a Joseph Ratzinger como coautor. Una petición a la que Sarah accedió. El purpurado y prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos afirmó que saldrá publicado con su firma y la «contribución de Benedicto XVI». Parece cerrarse así la intriga sobre la autoría que lleva causando revuelo desde el pasado domingo.

Tras publicarse la supuesta participación del Papa emérito en el ensayo, el Vaticano ofreció una primera reacción en la que afirmó que se trataba de la mencionada «contribución filial» al magisterio de Francisco. Sin embargo, horas más tarde, el entorno de Joseph Ratzinger filtró a varios medios internacionales que el Pontífice alemán no había escrito el libro a cuatro manos y que tampoco era consciente de su publicación. Esa persona reconocía únicamente que Benedicto escribió unas notas sobre el sacerdocio, que compartió con Sarah. Según esa versión, sería este último quien las utilizó para darle mayor empaque a su obra.

Las dos versiones

Poco después, el cardenal guineano –representante del sector más conservador de la Curia- aseguró que lo dicho por el entorno de Ratzinger era una «difamación de excepcional gravedad» sobre su persona. Publicó en Twitter varias cartas, firmadas al parecer por Benedicto XVI, en las que éste le manifestaba su colaboración. No obstante, en la primera de ellas, de septiembre de 2019, el Papa emérito afirmaba que no tenía fuerzas para elaborar un texto teológico, por lo que le pasaría simplemente unas notas sobre el sacerdocio. Dos meses más tarde, Ratzinger manifestaba que había escrito siete páginas, que coincidían con el pensamiento de Sarah. «El texto puede ser publicado de la forma prevista por usted», señala la misiva firmada por Benedicto.

Publicidad

De ambas versiones se desprende que el Papa emérito solo habría añadido alguna idea y que Robert Sarah compuso con ello su libro. Si bien para su publicación afirmó que estaba escrito a cuatro manos con Joseph Ratzinger. El cardenal guineano sigue sosteniendo que Benedicto era consciente de la elaboración del ensayo, de su presentación y la fecha de salida, mientras que el entorno del Pontífice alemán lo niega. No obstante, el verdadero debate tras la polémica es cuál debería ser el papel de un Papa emérito, algo que no viene recogido en el Derecho Canónico y que podría ser estudiado próximamente para evitar nuevas polémicas como la acontecida en los últimos días.