¿Y si TikTok fuera bueno para la salud de sus hijos?

La plataforma de vídeos cortos más famosa del mundo tiene potencial para trasmitir información importante sobre el Covid-19, según un estudio

Uno de los retos más importantes en la pandemia ha sido, y sigue siendo, hacer llegar los mensajes de prevención y concienciación a los más jóvenes. Por ello, hablar su lenguaje y usar las plataformas sociales en las que interactúan a diario, parece una vía efectiva para captar su atención y conseguir que se sumen a la causa de frenar la expansión del virus. Y si hablamos de canales de comunicación con ellos, TikTok es la estrella. Se trata de una plataforma en la que se comparten vídeos cortos, mayoritariamente ejecutando bailes y coreografías de distintos temas de éxito, y que cuenta con 800 millones de usuarios en todo el mundo y 37.000 millones de visitas mensuales, solo en Estados Unidos. Más de la mitad de los usuarios tienen entre 12 y 24 años, y el perfil más activo es de entre 13 y 18.

Ahora, unas investigaciones publicadas en la revista International Journal of Adolescent Medicine and Health sugieren que TikTok tiene potencial educativo sin explotar. “La plataforma podría desempeñar un papel vital en la transmisión de información importante sobre la salud, junto con los vídeos de sincronización de labios y los desafíos de danza viral”, según explican los autores del estudio, liderado por investigadores de la Universidad William Paterson y la Universidad de Columbia (Estados Unidos). Utilizando un hashtag del #coronavirus, los investigadores examinaron y analizaron 117 videos TikTok, 17 de los cuales fueron creados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En total, los videos analizados en el estudio recibieron más de mil millones de vistas. Menos del 10% de los videos mencionaron cómo se transmite el virus, los síntomas de COVID-19 y la prevención de la propagación del virus. Ninguno de los videos, incluyendo los subidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS), discutieron la muerte y las tasas de mortalidad, el tiempo de incubación del virus, el uso de una máscara facial o las restricciones de viaje.

Adaptar los mensajes

Los temas más comúnmente retratados fueron la ansiedad y la cuarentena, con poco enfoque en la transmisión y la prevención de la infección. Esto puede deberse al hecho de que los adolescentes se enfrentan a muchos retos sociales y emocionales como resultado de las medidas de encierro, que van desde hacer frente al cierre de escuelas hasta la exigencia de minimizar el contacto con los demás. Los investigadores que están detrás del estudio piensan que esto indica una oportunidad perdida de involucrar a los jóvenes con información de salud vital relacionada con la pandemia mundial. TikTok podría utilizarse potencialmente para transmitir mensajes sobre el control de la propagación del coronavirus mediante la aplicación estricta del distanciamiento social. “Es fundamental que los profesionales de la salud pública adapten los mensajes de manera que sean más accesibles. También es esencial señalar que la credibilidad de TikTok como fuente de información se ve amenazada por aquellos cuyas intenciones son socavar la salud y la seguridad de los espectadores. Identificar los tipos de barreras que impiden el uso de las plataformas de medios sociales en beneficio de la salud y la seguridad es el siguiente paso crucial”, explica el líder del estudio, Corey Basch.

Ansiedad y pérdida de independencia

El confinamiento ha hecho especial mella, de un modo muy severo, en los jóvenes y adultos jóvenes. Un significativo número de investigaciones y encuestas sobre la afectación de la salud mental en la población han destacado que estos grupos de edad han sido los que peor han llevado esta fase, por diferentes causas. Entre las más significativas: la incertidumbre por saber que iba a pasar, la pérdida de su trabajo y el tener que volver a vivir a casa de sus padres. Un ejemplo son los primeros resultados del estudio El impacto de la covid-19 y la nueva normalidad de la juventud valenciana, realizado en jóvenes con edades comprendidas entre 12 y 30 años, que indican que más del 80% de los encuestados han señalado haber experimentado altos niveles ansiedad y angustia a raíz de la pandemia. Por otro lado, y pese a la “mala imagen” que lo jóvenes mantienen frente al resto de grupos de edad con respecto a su despreocupación por el contagio y las medidas de prevención, el trabajo revela un alto grado de concienciación de este segmento de la población frente a la covid-19. Así, el 60 % de los jóvenes asegura estar concienciado y preocupado por contagiarse y el 92 % se muestra preocupado por contagiar a otras personas.