Ecografía, la clave para adelantarse a las complicaciones del coronavirus

Los expertos recomiendan su uso, pues se trata de una prueba inocua, barata, sensible y útil para el diagnóstico

Esta prueba permite detectar cambios de manera incipiente en el pulmón, corazón, vasos sanguíneos y abdomen. David Zorrakino / Europa Press
Esta prueba permite detectar cambios de manera incipiente en el pulmón, corazón, vasos sanguíneos y abdomen. David Zorrakino / Europa PressDavid Zorrakino Europa Press

La ecografía multiórgano es una prueba sencilla, barata, inocua y altamente sensible que puede ser de gran utilidad tanto para el diagnóstico de la Covid-19 como de sus posibles complicaciones y su pronóstico. «Es una herramienta que va como anillo al dedo para tratar la Covid-19, puesto que esta enfermedad puede dar afectación multiorgánica y tiene una amplia variedad pronóstica. La ecografía es segura, incruenta, sensible y reproducible a la cabecera del paciente», explicó Yale Tung en el 41 Congreso de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

Esta tecnología permite explorar el estado del pulmón, el órgano más afectado en la Covid-19, pero también del corazón y los vasos sanguíneos. Esto último tiene interés puesto que, al contraer esta infección, también hay un riesgo aumentado de afectación cardiaca y enfermedad tromboembólica venosa por la inflamación e hipercoagulación que tienen estos pacientes y por estar encamados.

La ecografía pulmonar puede realizarse en cualquier lugar en el que se atienda a un paciente con sospecha de infección por SARS- CoV-2 sea en el hospital o fuera de él. «Tenemos evidencias que informan que la ecografía pulmonar es útil para detectar la afectación pulmonar en la Covid, con una precisión mayor que la radiología simple y similar a la TAC, pero con mayor accesibilidad y menos costes y efectos secundarios que esta última. Además, no solo tiene utilidad para el diagnóstico, sino también para el seguimiento de la afectación pulmonar. Se puede hacer en varios momentos y ayudar a predecir la evolución de los pacientes: si estos van a evolucionar bien o pueden complicarse y requerir soporte ventilatorio o ingreso en UCI», explicó Tung.

Asimismo, «se puede emplear para detectar otras complicaciones de la Covid como la trombosis venosa o la afectación cardiaca en pacientes que tengan signos como la hinchazón de una pierna, dolor torácico, bajada brusca de la tensión arterial o un aumento de la disnea no explicado por un empeoramiento de la afectación pulmonar», detalló Luis M. Beltrán, coordinador del Grupo de Trabajo de Ecografía Clínica de la SEMI.

Otra de sus ventajas, subrayó Tung, es que «permite ver la extensión de los signos incipientes del paciente con distrés respiratorio y si este va a requerir la intubación e ingreso en UCI. Pero ahora la ecografía multiorgánica permite visualizar el corazón y comprobar si está afectado o no incluso antes de que se desarrollen cuadros graves. En este sentido, en pacientes jóvenes se ha visto afectación miocárdica antes de que desarrollen shocks cardiogénicos derivados del coronavirus, incluso antes de que se produzca una afectación pulmonar», pone como ejemplo.

Registro SEMI-Covid-19

Precisamente el síndrome de distrés respiratorio agudo (33,8%) es la principal complicación de los pacientes Covid-19 hospitalizados, según datos de 17.000 pacientes incluidos en el Registro SEMI-Covid-19, uno de los mayores del mundo sobre el SARS-CoV-2. Le siguen la neumonía bacteriana asociada a mal pronóstico (10,9%) y la sepsis (6,2%). En cuanto a la tasa global de mortalidad se sitúa en el 20,9%, la de ingreso en UCI en el 8,6% y la de reingreso hospitalario en el 3,8%.

La edad media del paciente hospitalizado en España es de 69 años, siendo el 57% varones y, en cuanto a los síntomas más comunes al ingreso, son: fiebre (83,9%), tos (73,1%), dificultad respiratoria (57,5%), fatiga (43,2%), diarrea (24%), anorexia (19,7%), anosmia (7,4%). En la exploración física, los hallazgos más frecuentes fueron: fiebre (52%), ruidos anormales a la auscultación (53,8%), taquipnea (31,5%), taquicardia (24,8%), saturación de oxígeno inferior al 90% (17,9%), confusión (12%) e hipotensión (6,3%).

Los pacientes con la tríada de fiebre, tos y disnea son los de peor pronóstico. Por contra, aquellos que presentaron también augesia y/o anosmia (pérdida de gusto y olfato), fueron los de mejor pronóstico tuvieron.

Protocolo de continuidad asistencial

El seguimiento a largo plazo de las personas con SARS-CoV-2 y su continuidad asistencial preocupa y, por ello, se ha elaborado un nuevo «Protocolo para la continuidad asistencial del paciente con diagnóstico de Covid-19» donde se los distingue y clasifica en función de su cuadro clínico, criterios de gravedad y/o complicaciones y para la realización de consulta telefónica específica post-Covid-19 a Medicina Interna. También determina cuáles son las pruebas analíticas y funcionales generales y específicas recomendadas en función de la evolución.