Los test de saliva demuestran la misma fiabilidad que los de PCR y de antígenos

Un estudio evidencia que la saliva tiene las mismas especificidad y sensibilidad que las obtenidas mediante hisopos nasofaríngeos, empleados en las otras pruebas

M. Dylan Europa Press

La necesidad y/u obligatoriedad de estar realizando pruebas de detectar el coronavirus y la posibilidad de implantar una autorrecogida de muestras de saliva como alternativa a los hisopos nasofaríngeos para la toma de muestras en las pruebas de PCR y de antígenos, han conducido a compararlas con la toma de saliva mediante la ayuda de hisopos, que no es tan invasiva.

Se ha comprobado que la saliva presenta tanto una sensibilidad como una especificidad comparables a las obtenidas mediante las muestras obtenidas con hisopos nasofaríngeos mínimamente invasivos y que, cuando había una mala praxis, podían aparecen efectos secundarios graves, como hemorragia, tabiques perforados e hisopos encajados. Según un estudio, recogido en “Medrxiv”, se alegaba que el tratamiento con un conservante de guadina en el margen de las 24 horas que siguen a la recogida de la muestra mejora la recuperación.

Para este estudio se obtuvieron un total de 385 muestras obtenidas con hisopos nasofarínfeos y de saliva, respectivamente. Y que fueron evaluadas en dos plataformas de diferentes sensibilidad. Se observó que las cargas virales fueron un promedio 16 veces superiores en las muestras obtenidas por hisopo nasofaríngeo que en las muestras de saliva. Este hecho sugiere que solo se dio una fracción relativamente pequeña de pacientes ambulatorios, con cargas virales muy bajas.

La investigación concluyó que las ventajas de autorrecogida de muestras de saliva, sin limitaciones, probablemente supere las desventajas de la posible disminución de sensibilidad clínica en los individuos con menos probabilidades de representar un riesgo de infección para otros, especialmente para las pruebas iniciales.