España

Estos son los polémicos puntos de la “Ley Trans” que indignaron al Partido Feminista

La formación que preside Lidia Falcón considera que la norma fulmina a la mujer, permitirá a violadores y maltratadores estar en cárceles femeninas y elimina los conceptos de padre y madre.

Manifestación por los derechos Trans
Manifestación por los derechos Trans

Izquierda Unida decidió el pasado sábado expulsar definitivamente de su formación al Partido Feminista de España por su oposición a la “Proposición de Ley sobre la protección jurídica de las personas trans y el derecho a la libre determinación de la identidad sexual y expresión de género” que Unidas Podemos llevará al Congreso de los Diputados. Pero, ¿Qué hay detrás de este enfrentamiento? ¿Por qué se opone el feminismo a esta norma? ¿Cuáles son los artículos de la discordia?

La batalla entre el colectivo Trans y el Partido Feminista viene de lejos y ya el pasado mes de diciembre la formación de Lidia Falcón dejaba claro en dos comunicados su oposición a una norma que “perjudica las mujeres en cuanto que elimina su categoría”.

Todo comenzó a raíz de una ponencia de la académica transfeminista Sam Fernández en 2018 en la que se mostraba a favor de arriesgar el sujeto del feminismo para adaptarlos al coletivo transexual, una afirmación que fue duramente criticada por el Partido Feminista y que provocó un enconado debate que llevó a la primera petición a Izquierda Unida para que esta formación fuera expulsada por “delito de odio y transfobia”.

A partir de aquí el debate esta servido. Desde el colectivo Trans se acusa al Partido Feminista de calificarlos como “proxenetas y compradores de niños” y desde la formación de Lidia Falcón denuncian una ofensiva de lo que tachan de “neomachismo”.

“El Partido Feminista y yo misma estamos sufriendo la ofensiva de algunos transexuales y colectivos homosexuales, como uno que se hace llamar ALEAS-IU, que acusa al Partido de tránsfobo y pretende denunciarlo por delito de odio ante la Fiscalía especializada, porque hemos tenido el atrevimiento de manifestarnos contra la Ley Trans que al parecer Podemos pretende presentar en el Congreso”, denunciaba Falcó en un artículo en el Diario Público.

El debate sobre esta polémica ley llevó al Partido Feminista a publicar un comunicado con su postura sobre la Ley trans y cuales son los verdaderos motivos de su rechazo.

“La Comisión Política del Partido Feminista de España tiene que hacer constar su absoluto rechazo a tales proyectos legislativos y los movimientos de propaganda ideológica para que la sociedad admita semejantes objetivos. Las actuaciones de los colectivos homosexuales y de transexuales con tales propósitos tienen ya un cierto recorrido, como son la aprobación de una ley en el País Vasco que permite las terapias dirigidas a cambiar de sexo a menores sin necesitar siquiera un informe psicológico previo; la presentación en el Parlamento de Extremadura de una ponencia redactada por una menor de 8 años declarándose transexual y pidiendo que su preferencia sea suficiente para proceder a los tratamientos médicos y quirúrgicos pertinentes, y últimamente el anuncio del partido Podemos de que va a presentar una proposición de ley que califica a los padres y madres de “progenitores gestantes” y “progenitores no gestantes”, a fin de regular los permisos de parentalidad, entre otros beneficios sociales”. Así arrancaba un texto en el que se denuncia cuales son en su opinión los objetivos de esta ley:

1º.- Invisibilizar a las mujeres. El lenguaje utilizado en los últimos años por una parte de las recién llegadas a las filas del feminismo pretende eludir referirse al sujeto mujer.

2º.- Sustituir el feminismo, tanto en su teoría como en su práctica por la teoría queer, que niega la existencia de hombres y mujeres y que afirma que solamente existen sujetos que pueden cambiar de una conducta y una apariencia masculina a otras femeninas, indistintamente. Esta ideología como arma ideológica posmoderna del patriarcado es un ingenioso invento del neoliberalismo, que lo mismo sirve para defender el negocio de la prostitución que el de farmacéuticas y salud y los vientres de alquiler. Tal transformación del lenguaje, adoptada a partir del posmodernismo, tiene como objetivo olvidar las categorías antropológicas y marxianas, para despolitizar y banalizar tanto las teorías marxistas como las luchas que está librando el Movimiento Feminista y deslegitimar la definición de la mujer como clase social explotada y oprimida.

3º.- Las consecuencias nefastas de que se vaya imponiendo esta ideología, con la perversa complicidad de las Universidades y sus ejecutoras, las profesoras de las diferentes disciplinas que tratan "el género" como una categoría aparte de la mujer desexualizando a los seres humanos, están siendo :

  • Que el lobby gay se está convirtiendo en dominante en todos los campos de la difusión de la ideología feminista, apartando al Movimiento Feminista de su protagonismo, e imponiendo sus objetivos que son:
  1. Lograr la legalización de los vientres de alquiler. Los homosexuales quieren poder alquiler úteros femeninos para producir niños o niñas para su propio disfrute como un objeto más que añadir a sus posesiones.
  2. Convencer a la sociedad de la legitimidad de que el deseo de cambiar de sexo, y de apariencia corporal, expresado por menores, incluso de 4 años, debe ser suficiente para que se someta al niño a tratamientos hormonales y quirúrgicos, sin necesitar ningún dictamen médico y psicológico.
  3. Considerar a las mujeres seres prescindibles, excepto para la procreación de niños, para lo cual utilizan a las mujeres pobres que son las únicas que se ven obligadas a prestar semejantes “servicios”.
  4. Legalizar la prostitución como un trabajo sexual, condenando a ese colectivo a ser explotadas como esclavas en la peor de las situaciones.
  5. Descalificar el feminismo. Si no existen mujeres ni hombres ni madres ni padres, la lucha feminista es innecesaria.

Este comunicado, publicado en redes sociales el pasado mes de diciembre fue la gota que colmó el vaso y que dio paso a un proceso que ha concluido con la expulsión del Partido Feminista de Epaña de Izquierda Unida por “mantener posiciones contrarias a las aprobadas en los órganos de IU”.

Pero centrándonos en la ley, el punto central del debate está en negar la realidad material de la mujer al que se hace desparecer sustituyéndola por “progenitor gestante” o “persona (hombre/mujer) con vagina”, una condición que además puede ir cambiando en el tiempo a gusto del consumidor. "Si las mujeres y los hombres no existen sino son solo seres vivos que intercambian corporalidad, sexo y capacidades genitales, cualquiera puede ser “progenitor”. Que sea o no gestante depende del dinero que invierta en alquilar úteros de aquellas que sí son mujeres, pero pobres.” afirman.

Ante esto, no de extrañar que muchas feministas tachen la ley de misógina y alerten de que además puede afectar a las partidas presupuestarias destinadas a políticas de Igualdad o contra la violencia de género.

En ese sentido, muestran su posición frontal al artículo que niega la asignación del sexo al nacer o al que no tienen en cuenta infomes médicos ni psicológicos para la autodeterminación de género. “La proposición de ley Trans de Podemos (2018) que destruye la distinción objetiva por sexo con un embrollo queer plagado de incoherencia e irracionalidad”.

El capítulo V de la norma dedicado a la protección en el ámbito del deporte es otro de los puntos polémicos. El Partido Feminista se opone a artículos como el que establece que “quedan prohibidos los controles de identidad sexual y/o de género en el ámbito deportivo” por considerar que afectaría a los logros obtenidos por las mujeres en dichas competiciones.

Asimismo, advierten que la norma podría afectar a la política penitenciaria, ya que en virtud a esta ley “los hombres que se declaren mujeres, aunque hayan sido condenados por violación o malos tratos a mujeres, se les instalaría en las dependencias femeninas”.

Por todos estos motivos, desde el colectivo Trans no han dudado en afirmar que “El @P_Feminista ha sido expulsado de @iunida por posturas cercanas a VOX”, extremo que sido objeto de debate en redes sociales.

¿Que significan QUEER y TERF, los términos más usados en en este debate?

TERF: Es un acrónimo originario del término en inglés de «Trans-Exclusionary Radical Feminist» que por su traducción literal al español significa «Feminista Radical Trans-Excluyente». Es utilizado para describir a una sección del feminismo radical que excluye a las mujeres transgénero del feminismo porque considera que no son mujeres.
QUEER: La teoría queer es un conjunto de ideas sobre el género y la sexualidad humana que sostiene que los géneros, las identidades sexuales y las orientaciones sexuales no están esencialmente inscritos en la naturaleza biológica humana, sino que son el resultado de una construcción social, que varía en cada sociedad.