Mejor un perro que un pez

En los hogares españoles viven más de trece millones de mascotas, con el perro como animal de compañía preferido. Y con razón. En estos tiempos de cuarentena nunca fue tan agradecido tener un can y sacarle a pasear

Mascotas en España
los otros confinadosJosé Maluenda

Que conste que pocas cosas tan placenteras como contemplar un acuario dispuesto con gusto y bien mantenido. Da mucho trabajo, eso sí, y, además, los inquilinos tienen tendencias homicidas a poco que el feliz propietario se equivoque en la selección de especies. Tarde o temprano, un cíclido causará una mortandad entre el pacífico cardumen de cardenales, si es que no mueren antes por alguna de las enfermedades de punto blanco, abrasados por un fallo del termostato o intoxicados por exceso de nitritos. Aun así, el 9 por ciento de todas las mascotas que viven en los hogares españoles son peces, frente, por ejemplo, a un 6 por ciento de reptiles, tortugas en su mayoría. Por otra parte, el amante de los animales tiene tendencia a alojar en su casa distintas especies. Perros y aves, por ejemplo, es una mezcla habitual. Menos, perro y gatos, aunque también se dan algunos casos. Los canes ganan por goleada en el aprecio de los españoles sobre los felinos y en estos tiempos de reclusión hay que reconocer que el mejor amigo del hombre ha pagado excelentes dividendos. Y cada vez está más en forma: hasta seis veces diarias ha salido de paseo un labrador del vecindario. La raza más común de perro en los hogares españoles en un mestizo, tendencia que va en aumento desde hace una década, al hilo del incremento de las adopciones de animales abandonados, que en 2018 fueron más de 140.000. A los mestizos le siguen en preferencia los yorkshire, labradores y pastores alemanes, aunque se está produciendo un auge de las razas pequeñas por evidentes razones de espacio en el domicilio. Respecto a los gatos, el común europeo y el mestizo son los más populares, aunque se siguen vendiendo los de angora. Respecto a las aves, se popularizan los agapornis y las ninfas, pero periquitos, canarios y jilgueros son las especies más frecuentes en las casas de España. Por fin, los roedores domésticos más comunes son los hamsters, las ratas blancas y los conejos. Descienden los conejillos de indias.