Desalojada por las bravas una vivienda ocupada varias horas antes

Los propietarios tienen las primeras 48 horas para denunciarlo a la policía

Thumbnail

Primero lo intentan a patadas y después ya directamente con un mazo. La policía derriba la puerta de esta vivienda recién ocupada. 

La okupa que estaba dentro se ha negado a abrirles y la desalojan a las bravas. La rapidez en estos casos para poder intervenir así es vital.

Ha surtido efecto el requerimiento que hemos hecho a la policía para que actuara en las 48 horas que teníamos de plazo, nos cuenta su propietaria.

Tras entrar en la vivienda detienen a la okupa. Los propietarios respiran aliviados tras esta rápida resolución que ha sido posible gracias a que los vecinos les avisaron de la ocupación. Antes de este desenlace, una de las okupas se jactaba de lo difícil que es echarles.

Aseguraba que le habían pagado a una mafia que se encarga de buscarles casas. Y llegaba a la desfachatez de pedir a los dueños ese dinero para recuperar su casa.