Un 43,8% de los españoles no se pondrá la vacuna contra la Covid-19 “de forma inmediata”

Crece en cuatro puntos el número de ciudadanos que piensan que habría que tomar medidas más exigentes

Aunque todavía habrá que esperar varios meses para poder tener una primera vacuna contra la Covid-19, lo recelos hacia ella parece que van en aumento entre la población española, según el Barómetro de octubre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que muestra un aumento de la población que rechaza vacunarse inmediatamente en cuanto se tenga la vacuna, ya que sube del 40,3 del pasado mes de septiembre al 43,8 por ciento.

Mientras, se reduce al 44,4 al 40,2 la población a favor de ponerse la vacuna inmediatamente. Mientras, se mantienen los que afirman que solo se la pondría si tiene garantías, está probada y es fiable (de 2,1 al 2,2%), y se ve un incremento leve entre los que no saben que harán en ese momento, pasando del 11 al 12,4 por ciento. Un porcentaje mínimo, se la podría según el origen de la vacuna (0,2%); si hay información suficiente (0,2%) o si es por consejo de las autoridades, científicos y sanitarios (0,2%)

Los hombres son los que más a favor de la vacunación inmediata (46,9%) frente a las mujeres (33,9%) y por edades las personas de menor edad, de más de 18 años (43,1%), de 25 a 34 años (32,3%), de 35 a 44 años (37,7%), de 55 a 64 años (41,5%) y de más de 65 (47,9%). Mientras que un 9,1% de los hombres y un 15,5 de las mujeres aún no sabe que hacer.

Del 43,8 por ciento que rechaza ponerse la vacuna, es una opinión mayoritaria entre las mujeres (47%), por edades de 18 a 24 años (45,7%), los de 25 a 34 años - que son los que más la rechaza -(57,0%), se siguen de 35 a 44 años (48,4%), de 45 a 54 años (50,9%), de 55 a 64 años (38,5%) y más de 65 años (31,3%).

Según esta encuesta, el 62,4 % de los españoles considera que habría que tomar medidas más exigentes para controlar la pandemia (4 puntos más que hace un mes) y un 20,1 % cree que “se puede seguir como hasta ahora”.

Además, un 69,1 % de los entrevistados cree que la lucha contra la pandemia debería realizarse conjuntamente entre el Gobierno y las comunidades autónomas, mientras que un 16,6 % cree que solo lo debería hacer Moncloa y el 5,9 % los ejecutivos autonómicos. Para el 48,9 %, los ciudadanos están “reaccionando con civismo y solidaridad” frente al 40,4 % que opina que “la mayoría está siendo poco cívica e indisciplinada”.

Sobre las medidas para evitar contagios, el 60,1 % tiene cuidado con las cosas que toca, aunque en lo demás hace vida normal; el 27,4 % permanece casi en aislamiento y solo sale de casa para ir a consultas médicas y adquirir alimentos; y el 5,9 % hace vida normal.

Tras la situación vivida en los últimos meses, el 86,2 % (2 puntos más) manifiesta que hay que reformar la sanidad española, principalmente dedicando más recursos económicos (medida respaldada por un 94,8 %) y aumentando las plantillas (95,9 %).

Mientras dure la pandemia, el 38,4 % de los españoles cree que las escuelas deben mantener las clases presenciales, el 37,8 % apoya la mezcla de estas con las lecciones “on line”, y el 7,8 % señala que deberían ser solo clases en línea

Casi el 60 % de los encuestados revela que la pandemia le está afectando “mucho o bastante”, principalmente en lo relacionado con la vida social y de relaciones (63,9 %), especialmente por el distanciamiento con los seres queridos, que ha señalado un 22,8 % de los encuestados como primer aspecto.

Preguntados por el destino prioritario de las inversiones públicas e infraestructuras, el 60,5 % apuesta por destinar el dinero a hospitales e instalaciones sanitarias, así como el 19,8 % a instalaciones de gestión y reciclado de residuos y el 17,9 a energías renovables.

El 85,4 % manifiesta que no ha tenido que contactar con los servicios sanitarios por padecer síntomas relacionados con el coronavirus, frente al 14,5 % que sí lo ha hecho.

Un 75,5 % de los que reclamaron atención médica indica que les atendieron “muy bien o bien”, un 8,5 % regular y el 13,9 % “mala o muy mala”.En un 74,1 % de los casos fueron sometidos a la prueba de la covid, mientras que a una de cada cuatro personas no se la realizaron.

En el caso de los positivos confirmados, el 71,4 % ha explicado que tuvo síntomas leves y pasó la enfermedad en casa; el 16,1 % también estuvo en su domicilio, aunque sus síntomas fueron “más importantes”; y el 10,7 % tuvo que ingresar en el hospital.