Escepticismo y limpieza extrema en Mercabarna

A Sergio, propietario allí de una empresa familiar de pescado, le ha sonado “extraño” que un virus sea “exportado” en embalajes de congelados

La UME realizó labores de desinfección preventiva de Mercabarna frente a la Covid-19 hace unos días
La UME realizó labores de desinfección preventiva de Mercabarna frente a la Covid-19 hace unos días UME/FUERZAS ARMADAS

Hace apenas una semana, el IV Batallón de Zaragoza de la Unidad Militar de Emergencias (UME) del Ejército, se desplazaba a Barcelona para una operación de desinfección de Mercabarna. El enclave estratégico para la distribución de alimentos de Cataluña ha cambiado de hábitos desde que llegó la pandemia. Ha duplicado los turnos de limpieza, se ha hecho con una máquina futurista para desinfectar las instalaciones, que ocupan 40.000 metros cuadrados, y la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) tiene un equipo especializado que supervisa las medidas de higiene. Pero esta mañana, los trabajadores recibían con estupor las conclusiones del Centro de Prevención y Control de Enfermedades Chinas que dicen que dos estibadores de la ciudad de Qindao habrían contraído el virus al manejar paquetes de bacalao congelado. El hallazgo de una muestra de virus en el embalaje del bacalao abre muchas preguntas. “¿Me está diciendo que el virus sobrevive en superficies en condiciones especiales de refrigerado?”, es la primera pregunta que le ha venido a la cabeza a Sergio, propietario de una empresa familiar de marisco y pescado de Mercabarna, cuando se le ha informado de las investigaciones chinas. No sabía nada. Hoy en el Mercado Central de Pescado y Marisco hacen fiesta. Trabajan de martes a sábado. Pero a Sergio le ha sonado “extraño” porque “no ha habido muchos contagios entre los trabajadores desde el inicio de la pandemia”.

El Mercado Central de Pescado y Marisco de Mercabarna no es un espacio cerrado, “corre el aire”, comenta. Además, los trabajadores respetan los tres mandamientos contra la covid: mascarilla, distancia e higiene. “Somos una pequeña gran familia y mantener el virus a raya es cosa de todos”.

Una portavoz de Mercabarna confirma que no han tenido muchos contagios. Desde el inicio de la pandemia instauraron un sistema de trabajo para evitar que los casos positivos incidan en su día a día. Todas las empresas trabajan con el 70 por ciento de su plantilla y cuando un trabajador da positivo, los que están en activo se van a casa a hacer cuarentena y se incorpora el 30 por ciento que no estaba trabajando.

Los veterinarios privados, contratados por las empresas, y dependientes de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona, analizarán ahora si toman alguna medida extra tras el hallazgo de China.