¿Dónde tengo que llevar la mascarilla?

A partir de mañana dejarán de ser obligatorias al aire libre, pero seguirán siendo necesarias cuando se haga cola, en un concierto y también en la playa si no se puede mantener la distancia

Thumbnail

Después de un largo año, los españoles podrán, al fin, quitarse la mascarilla. El Consejo de Ministros dio luz verde a la reforma del artículo 6 de la Ley 2/2021 por el que se obligaba al uso de los cubrebocas a toda persona mayor de 6 años y en cualquier entorno, tanto en espacios abiertos como en interiores. A partir de mañana, se exime a los ciudadanos de usarla, pero solo en exteriores y en determinados supuestos, que se explican a continuación.

Vía pública

Una vez abandonado el domicilio, los españoles ya no tendrán que ponerse la mascarilla para salir a la calle, siempre que no esté muy concurrida y se pueda mantener la distancia de seguridad de metro y medio. Si el paseo es con algún conviviente, tampoco será necesaria, pero será del todo necesario llevar una en el bolsillo siempre que se salga al exterior, ya que habrá que hacer uso de ella si hay alguna aglomeración o si queremos interactuar con otra persona que no forme parte de nuestro grupo de convivencia.

Comercios

En todos los espacios interiores la ley obliga al uso de mascarillas. Da igual que sea un espacio cerrado de uso público (como por ejemplo una biblioteca) o que se encuentre abierto al público (cualquier comercio). La razón, es que se ha demostrado que los interiores son lugares más peligrosos, ya que una de las principales vías de transmisión son los aerosoles y por eso es fundamental la ventilación.

Conciertos y grandes eventos

En los eventos multitudinarios, la norma contempla dos supuestos. Si el público está de pie, deberá ir con la cara cubierta durante todo momento. Si por el contrario el evento se celebra con los asistentes sentados, éstos podrán liberarse de la mascarilla durante el espectáculo, siempre y cuando la distancia entre las sillas respete la distancia de 1,5 metros. En los estadios de fútbol, por tanto, será necesaria si no se dejan asientos intermedios libres.

Residencias de ancianos

Estos lugares han sido los más azotados por la pandemia, por eso, es necesario ser muy cuidadoso con cómo se lleva a cabo la desescalada de los cubrebocas. El nuevo decreto estipula que los usuarios de los centros institucionalizados están exentos de llevarlos, siempre que el lugar tenga una cobertura de vacunación de un 80%. No obstante, sea cual sea el grado de inmunidad alcanzado, tanto los trabajadores como las visitas deberán llevarla obligatoriamente.

Uso de mascarillas
Uso de mascarillasJosé Luis Montoro

Entorno laboral

Los trabajadores esenciales, como bomberos y policías, podrán librarse de su uso en sus lugares de trabajo siempre que la tasa de vacunación entre la plantilla alcance el 80%.

Transporte público

En cualquiera de ellos, ya sea el autobús, el tren, el avión o el barco, los pasajeros están obligados al uso de mascarillas. No obstante, en el caso de los barcos, se hace una excepción. Los viajeros podrán estar a cara descubierta en sus camarotes y también cuando paseen por cubierta si se mantiene la distancia de seguridad de metro y medio. En el caso del coche, no hace falta que los pasajeros la lleven tanto si van solos o con convivientes. En el resto de supuestos, es obligatoria.

Playas y piscinas

No es obligatorio el uso de mascarilla en estas zonas acuáticas, pero sí habrá que ponérsela al entrar en zonas comunes y vestuarios. También si al salir del agua nos encontramos aglomeraciones y no se puede mantener el metro y medio de distancia.

Bares y chiringuitos

En el interior de bares, restaurantes y chiringuitos seguirá siendo obligatorio. Al sentarnos en una terraza, se puede prescindir del cubrebocas, pero siempre que no se comparta espacio muy cercano de 1,5 metros con otros usuarios que no sean nuestros convivientes.