Feijóo exige ser implacable con el terrorismo forestal que asola España

El incendio de Ávila sigue descontrolado mientras que el de Boiro se estabiliza

Medios aéreos trabajan este domingo para sofocar el fuego declarado el pasado viernes en Santa Cruz del Valle, en Ávila.
Medios aéreos trabajan este domingo para sofocar el fuego declarado el pasado viernes en Santa Cruz del Valle, en Ávila. FOTO: RAÚL SANCHIDRIÁN EFE

Las hectáreas quemadas por el incendio forestal de Cures, en Boiro (A Coruña), superan ya las 2.200, según el último balance de la Xunta con datos recabados en la mañana de ayer. La parte positiva es que evoluciona ya «favorablemente» según se especificaba en el balance.

No era tan alentadora la situación que se vivía ayer en Ávila pues el incendio que el viernes se declaró en el término municipal abulense de Santa Cruz del Valle seguía sin mejorar después de tres días activo en los que el despliegue de medios humanos y materiales de distintas administraciones no ha conseguido controlar las llamas ante las adversas condiciones meteorológicas y la complicada orografía.

Ayer se desplegaron la mayor cantidad de medios para apagar el fuego en esta zona del sur de la provincia de Ávila, con más de 500 efectivos de tierra y 33 medios aéreos cuyo trabajo también se está viendo dificultado por la gran cantidad de humo existente. Tras una madrugada muy dura y un domingo muy complicado, las llamas han seguido su avance obligando a cortar la carretera provincial AV-922, desde Pedro Bernardo hasta el puerto de este municipio tan castigado históricamente por el fuego.

Además, un peón de la cuadrilla de especialistas en la lucha contra incendios forestales (ELIF)-ALFA 2 del operativo Infocal de la Junta tuvo que ser trasladado a un centro de salud cercano por un golpe de calor.

Las elevadas temperaturas de esta zona conocida como la Andalucía de Ávila, junto a las complicaciones del terreno y la enorme cantidad de combustible, son algunos de los factores que complican el control de un fuego cuyas llamas están «alejadas» de los cascos urbanos, según señaló el director técnico de extinción, Ángel Iglesias, en declaraciones recogidas por Efe..

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, señaló ayer que el grueso de los incendios que se registran en España «mayoritariamente tienen una causa», que no es otra que la existencia de «personas desalmadas que prenden fuego», y pidió ser implacable con el «terrorismo forestal».

Los incendiarios, detalló, actúan «en distintos focos», normalmente, por la noche cuando los medios aéreos no pueden trabajar; con interés de producir «una catástrofe medioambiental» y, a veces, incluso, de poner en riesgo patrimonios, haciendas, viviendas y, en suma, «nuestra forma de vivir». Y eso «ningún pueblo se lo merece».

Error de diagnóstico

El cambio climático, la prolongada sequía y los incrementos de las horas de calor también son «causas», reconoció el dirigente popular, pero sería, a su juicio, un «error de diagnóstico» creer que son los únicos factores, cuando la actividad incendiaria se manifiesta «de forma constante y reiterada» y con un origen humano más que notorio. «No podemos mirar para otro lado y pensar que esto es algo inevitable», sentenció Núñez Feijóo.

Además de en Galicia y Castilla y León, otros focos permanecían activos a última hora de ayer. El plan andaluz contra los incendios forestales Infoca movilizó medios aéreos y terrestres para la extinción de un incendio forestal declarado esta tarde en el paraje Nazaret, en el término municipal de Moguer, en la provincia de Huelva. El incendio comenzó alrededor de las 17:30 horas y se han enviado a la zona dos helicópteros y dos aviones de carga en tierra.